NO AL MALTRATO

Siento la presión del pasado a mi espalda,
y en ocasiones mi garganta se queda callada,
mis ojos miran a un infinito donde la luz oculta
me atemoriza con un presente y un futuro incierto.

Un nudo en mi estómago me aleja de mis sueños,
tu mirada indecisa ante mi causa pánico en mi mente,
y todo se derrumba buscando una huida ante el dolor
ante la ausencia de capacidad de lucha, ante la ausencia de ganas.

Desaparecer, descansar, dormir dejar de nadar a contracorriente
dejar de buscar ese lugar al que pertenezco
aun sabiendo que mi alma ha sido destrozada por un pasado devastador
aun sabiendo que el dolor que albergo no es entendido por nadie

Y nuevamente las lágrimas corren por mis mejillas
mis ojos cansados transmiten a mi mente que no se puede llorar más
que el pasado ha dejado la humedad de la cueva calada en mis huesos
el miedo al cuélebre grabado en mi alma

El concepto que me grabaron en la mente de mi poca valía
haciendo que en el momento presente necesite mil muestras de aceptación
un sinsentido en el que se levantan mis nuevos pilares
una nueva vida que me aterra tanto perder que muero con solo pensarlo

Recuerdo entre angustia cuando mi cuerpo no era lo suficiente
cuando mis defectos eran remarcados una y otra vez
cuando me decían que no valía nada y que me quedaría sola
cuando me insultaban y me humillaban constantemente

Tan solo una madre que eligió mal a su compañero de camino
tan solo una mujer a la que convencieron que no valía nada
tan solo una persona que durante mucho tiempo vivió sumida en la tristeza
tan solo un ser humano que se merecía otra vida

Mis palabras dedico hoy a todas esas personas rotas,
que tratan de superar las barbaries de hombres y mujeres sin escrúpulos
que son capaces de mentir, traicionar, engañar y maltratar sin que les tiemble ni la voz
a esas personas que a pesar de tener nuevas vidas lloran de miedo al mirar atrás

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario