El silencio, la calma y la intuición de la bruja

Las brujas en la antigüedad eran mujeres sabias, parteras, conocedoras de la sanación mediante plantas, caminantes entre los planos, eran conexión entre vivos y muertos, entre el pueblo y los dioses. Eran mujeres animistas, sabían que todo absolutamente todo lo que nos rodea tiene alma y todo tiene algo que contar.

Recurrían a la lectura del futuro mediante cualquier cosa, piedras, arena, animales... ya que lo que realmente hacían era juntar la energía de aquello que usaban con su propia intuición logrando así la unión del todo.

La dualidad se escapaba en su mundo y tenían clarísimo que "lo que es arriba es abajo".

La unión de estas mujeres en círculos (así se llamaban en algunos pueblos antiguos) no solo lo hacían para la realización de hechizos y rituales, también se realizaban para juntarse, charlar, compartir, apoyarse y siempre sanarse... SANARSE .. ese poder, ese gran poder que toda bruja dominaba y con el cual podía ayudar al resto.

Este poder podríamos denominarlo en nuestros días el poder del espejo, al cual solo saben llegar aquellas personas que son capaces de trabajar sobre ello sin juzgar al otro, sin creerse superirores, sin pensar que son maestros o maestras, porque hasta de la persona más débil, hundida y derrotada se puede aprender algo y si esa persona causa una vibración se les puede ayudar.

Nadie habla de perfección, nadie habla de un aprendizaje sencillo, hablamos de alimentar el intelecto con miles de plantas, piedras, astronomía y astrología, pero sobre todo hablamos de intuición, una intuición muy alejada del ego, muy alejada de nuestro concepto actual de meternos en un grupo de facebook y exigir que nos enseñen algo mientras criticamos lo que hace el otro, muy alejada de poner en google "ritual para ser feliz" seguirlo al pie de la letra y que funcione por sí mismo como por arte de "magia".

No, nada de esto funcionará jamás sin intuición, sin enfoque, sin sentimiento, emoción y algo, aunque sea un poquito, de mente (como diría mi gemelo <3), y a todo esto debemos unirle el silencio.

El mágico silencio, algo tan poderoso como desconocido, el silencio a la hora de realizar algo para que por la boca no se vaya toda esa visualización, el enfoque al juzgar a otros, para que no tengamos que vernos reflejados en sus propios actos, el silencio... PODEROSO SILENCIO.

Es cierto que en estos tiempos modernos en que nuestro cerebro lucha hablando de estos temas, entre la racionalidad y la irracionalidad, tendemos a buscar más materiales para intentar lograr cosas, adornar más los rituales, seguir más protocolos que se rescatan de la antigüedad y lo que no vemos es que todo reside dentro de cada una de nosotras y de nosotros, tan solo hay que buscar en nuestro interior aquello que resuena cuando escuchamos un tambor, un mantra o aquello que sentimos en contacto con un árbol, quizá aquello que nuestra mente nos hace sentir al escuchar el graznido de un cuervo a lo lejos.... ESA SENSACIÓN que nos hace sentir uno con el todo, una conexión con la fuente de todo y con nuestro ser superior y a eso es a lo que llamo..

EL SILENCIO, LA CALMA Y LA INTUICIÓN DE LA BRUJA


© Paloma García


Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada