Tiamat (Mesopotamia)

TIAMAT Y MARDUK


TIAMAT - Diosa primitiva de la mitología Babilónica, su nombre procede de Ti, que significa VIDA y Ama, que significa MADRE.


 Conocida como el símbolo del caos de la creación primordial, con forma femenina,  representando el mar. Considerada un monstruo hembra en las leyendas babilónicas, representada con un dragón y que pervive a lo largo de los siglos a través principalmente del poema épíco Enuma Elish.



ENUMA ELISH

Enuma Elish, es un poema épico babilónico que trata sobre la cosmogonía mesopotámica, su nombre significa en acadio "cuando en lo alto" , se encuentra escrito en unas tablillas que se encontraron en las ruinas de la biblioteca de Asurbanipal en Nínive (cercana a la actual Mosul en Irak).

Cada una de las tablillas contiene aproximadamente entre 115 y 170 líneas con caracteres que podrían pertenecer al año 12.000 antes de Cristo. Formado por versos de dos lineas siendo el segundo verso utilizado para enfatizar el primero mediante la oposición.

Este poema viene a relatar que al principio el cielo y la tierra no tenían nombre (es decir, no existían), Tiamat, como diosa del agua salada, y Apsu, como dios del agua dulce se unieron y con la mezcla de sus aguas trajeron al mundo a otros dioses que a su vez engendraron al resto.

Apsu perturbado por todos los dioses decidió destruirlos, pero Ea, conocido también como Enki (dios de la tierra), se anticipó y conjuro un sueño sobre Apsu, para luego matarlo.

MARDUK
Tras el fin de Apsu, Nudimmud (El Hacedor) y Damkina (Diosa de la tierra) engendraron a Marduk el dios de Babilonia. 

Tiamat quería venganza y otorgó mucho poder a Kingu (demonio mesopotámico), su nuevo esposo y le entregó las tablillas del destino. Marduk nombrado por los dioses encargado de enfrentarse a Tiamat, accede bajo la condición de ser nombrado "príncipe de los dioses o dios supremo". 

Finalmente consigue derrotar a Tiamat, y arrebatarle las tablillas del destino a Kingu, el cual fue condenado a morir por ser jefe de la rebelión.

Marduk deja un mensaje al resto de los dioses y sobre todo a Ea: "Amasaré la sangre y haré que haya huesos. Crearé una criatura salvaje, y la llamaré "hombre". La sangre utilizada por Ea para la creación de la humanidad fue la de Kingu.
A partir del cuerpo de Tiamat, que Marduk encadenó en los pozos del abismo y partió por la mitad, se creó, de su mitad superior el cielo y de su mitad inferior la tierra firme. Sus lágrimas se convirtieron en los nacientes del Tigris y el Éufrates.

En honor a Marduk se construyó Esagila (Templo de Marduk) en el Etemenanki ( (El templo de la creación del cielo y de la tierra. Originalmente de siete pisos de altura, pocos restos permanecen en la actualidad. El Etemenanki fue popularmente identificado con la Torre de Babel en cuya cúspide estaba la Esagila.)


Dentro de las interpretaciones que podemos darle al poema, la lucha eterna entre el caos y el orden es quizá la que más fuerza gana, la oscuridad y el caos de Tiamat frente a la luz y el orden de Marduk. Para otros autores el poema marca el momento de transformación de la sociedad del Matriarcado al Patriarcado.

ESTA LEYENDA ES PARALELA CON LAS DE VRITRA (MITOLOGÍA HINDÚ), CIPACTLI (AZTECA) y TIFÓN (MITOLOGÍA GRIEGA)


Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario