La llegada de Partholan

Los celtas, por lo que César nos ha enseñado, creían ser descendientes del Dios de los Muertos. SE dice que Partholan que fue a Irlanda desde el Oeste, donde estaba situada la tierra de los vivos - el mundo de los muertos - bajo el gran e innavegado océano con su reina Danly (Dealgnaid) y un número de compañeros de ambos sexos.
Irlanda era entonces un país distinto, físicamente, de como es ahora. Había tres grandes lagos en Irlanda, nueve ríos y un sólo llano. Gradualmente se fueron añadiendo otros durante el reinado de los Partholanios.

Uno, el lago Rury, se dice que surgió como una tumba excavada por Rury, hijo de Partholan.

Se dice que la raza de los Partholan tuvo que luchar con una raza extraña, la de los fomorianos, Eran un pueblo cruel, violento y deforme, que representaban supuestamente los poderes del mal.


Una de estas gentes tenía el apellido Cenchos, que significa "sin pies", lo cual parece relacionarse con Vitra, el dios del mal en la mitología Vedántica, que no tenía ni pies ni manos.

Con una hueste de estos demonios Partholan luchó por el señorío de Irlanda y los expulsó de los mares del Norte, donde ocasionalmente asolaron el país bajo sus gobernantes.

El final de la raza de Partholan fue que ellos fueron atacados por la peste y habiéndose juntado en el viejo llano (Senmag) para poder incinerar a sus muertos, perecieron allí todos , e Irlanda, una vez más, se quedó libre para ser reocupada.

Paloma García Díaz

2 comentarios:

  1. Enamorada de la mitología, sin proponerlo llegué aquí en uno de esos días que buscas cosas que cubran tus curiosidades e inquietudes.

    Siempre me ha atraído este tema tan amplio como hermoso que tiene tanto para dar.

    Sin duda volveré tantas veces como me sea posible ya que aquí hay mucho para leer, aprender y disfrutar.

    Hermosa página, gracias por las publicaciones que colmaron mis expectativas con mucho más de lo que esperaba.

    Cordialmente, hasta pronto, Laia.

    Volveré!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Laia, un placer tenerte por aquí.

      Eliminar