Carta a mi hermana la xana


Hemos pasado tiempos mejores, y peores, hemos compartido risas, hemos llorado juntas y hemos vivido cada segundo de la vida de la otra.

Esta noche he vuelto a la cueva y no paro de pensar en ti, Por qué? simplemente porque se acerca el día en el que naciste y entonces vuelvo a recordar como nos conocimos.

Te recuerdo en aquel bosque donde tenía que escoger un árbol para formar parte de aquel lugar mágico, yo estaba perdida pues una Ayalga no suele salir nunca de la cueva y tan solo podía hacerlo cuando el cuélebre dormía, tu me cogiste de la mano y me enseñaste por donde caminar.

Me escuchaste, me cuidaste y desde ese momento a pesar de las tormentas siempre has sido una luz maravillosa que me acompaña y nunca me suelta la mano.


Mi vieja amiga, mi hermana, mi compañera de camino, ¿Cuántos años hace que nos conocemos? ¿Cuánto hace de aquella primera conversación en la que se nos fueron los minutos de las manos y jamás volvimos a saber controlarlos? ¿Cuando comencé a quererte como a una hermana? quizá unos cinco o seis años compartiendo un mundo que a veces otros no ven.

Ahora llega Mabón, el equinocio de otoño y como cada año, me recuerda a ti, llegaste en una puerta hacia otra estación, llegaste en un importante momento del ciclo y por eso tus alas de xana brillan más que otras.

Tu magia, tu inteligencia, tu caracter, tu sonrisa, tus palabras son siempre un pilar importante para mi, para mi vida, para los buenos y los malos momentos.

Tan solo quería decirte con esta carta que hoy hago público que te quiero, que nunca dejaré de hacerlo y a pesar de que muchas veces sea una cabezota que no se deja ayudar y que te saca de quicio, eres mi hermana y te adoro.

Muchísimas felicidades, Xana. Daría lo que fuera por poder estar más cerca este día aunque solo fuese para darte el más grande de los abrazos y compartir en el atardecer momentos de confesiones, vainilla y risas.


FELICIDADES PRECIOSA, de una ayalga que te aprecia, que te quiere como una hermana, que se siente orgullosa de cada pequeño logro así de como cada vez que te caes remontas el vuelo de nuevo, y que nunca se cansará de decirte lo gran mujer que eres, perfecta como eres, siempre perfecta.


Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada