Zeus (Dios supremo de la mitología griega)

Hijo de Cronos y Rea. Tras salvarse de ser devorado por su padre gracias a la astucia de su madre, fue enviado en secreto a Creta donde una vez alcanzada la edad viril, decidió destronar a Cronos.

Su primer amor, Metis, le sugirió la idea de darle un bebedizo que le hiciera vomitar a todas las criaturas que había ingerido , sus hermanos y hermanas para que le ayudaran en su empresa.

Una vez concluida esta con éxito, Zeus repartió el mundo con sus otros dos hermanos Hades y Poseidón.

El se encargaría del cielo, el segundo del mundo de los muertos y el tercero, del océano. En cuanto a la tierra y el Olimpo fueron considerados territorios comunes que dirigirían entre los tres a la vez. Pese a todo su poder e influencia, y contrariamente a una opinión generalizada, Zeus no era todopoderoso, no podía hacer todo lo que quisiera, sino que al contrario, fue el primero en darse cuenta de que el destino seguía su propio curso.

Por ejemplo, no era el hacedor del sino de los seres vivos, sino el ejecutor de los designios de otras divinidades como las moiras, Cloto, la hilandera, Laquesis la equidad y Átropo la inmutable quienes devanaban constantemente los trozos de hilo que representaban el lapso existencial de cada persona, las verdaderas encargadas de diseñar el destino y la duración de la vida de cada uno de los mortales. 

Zeus tuvo numerosas amantes, mujeres, Diosas o seres femeninos de cualquier especie, incluso después de su boda con la diosa Hera, quien llevaba muy mal sus constantes adulterios y pasó buena parte de su vida persiguiendo a los líos de su marido y a sus hijos. De hecho la mitología griega y por relación la romana, es tan rica gracias a la abundante descendencia del padre de los Dioses. En Roma fue llamado Júpiter Óptimus Máximus, el mejor y el más grande.

Apolo y el Oráculo
Mito de Perséfone
Los romances de Afrodita

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada