Mito Thor se va de pesca

Una vez, Thor salió de viaje disfrazado de muchaho y llegó a casa del etón Hymir. A la mañana siguiente Hymir se preparó para ir de pesca y Thor le pidió que le dejase acompañarlo, pero Hymir le dijo que era demasiado flojo para aguantar el frío de altamar, le dijo que se congelaría pronto y no podría sobrevivir.

Esto a Thor le sentó demasiado mal, hasta tal punto de golpear con su martillo. Hymir le dijo que escogiese un cebo, y Thor corto la cabeza del mayor de los bueyes del rebaño, Himinhriót, subió la cabeza a la barca y comenzó a remar. Remo y remo tan lejos que Hymir le pidió que parase ya que era peligroso alejarse aun más.

Thor preparó el sedal con un anzuelo enorme y colocó la cabeza del buey como cebo, lo arrojó al agua y cayó hasta el fondo.

La serpiente del Recinto Central mordió el anzuelo Thor tiraba con tanta fuera que sus puños rompían las bordas, aumentó su fuerza apretó los pies contra el fondo con tal fuerza que atravesaron el barco y se apoyaron en el fondo.

Thor miraba a la serpiente con sus ojos inflamados mientras ella escupía veneno. Hymir palideció muerto de miedo. Cuando vio que Thor levantaba el martillo para golpear a la serpiente cortó el sedal dejando que la serpiente escapase, cuenta la leyenda que Thor lanzó el martillo y le dio pero que aun hoy seguirá viva.

Obviamente Thor se enfado muchísimo y golpeó a Hymir y lo tiró por la borda, tras esto regresó caminando a la orilla.

Varios grabados escandinavos y algunos encontrados en Inglaterra hablan de este mito. Aunque no entendamos del todo y su final quede en el aire. Lo que esta claro es la presencia en la mitología escandinava el monstruo terrible que mantiene en constante peligro la existencia del Recinto Central y que frenan a los etones a que se aventuren por el mar.

Por el comportamiento de Thor, podemos hacernos una idea de que es un Thor juvenil y descontrolado.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario