Odio

Sentimiento humano, en ocasiones inevitable, muy criticado y cuestionado.


Odio, hoy te siento conmigo, te siento aferrándote a mi mente, recordándome como di tantas horas de mi vida, me perdí tantos momentos de mi familia, sobre todo, de mi pequeña xana...

Solo era una mentira, no existía un proyecto común ni un camino conjunto.
Tu amistad fue una mentira, y ahora mismo solo podría decirte una palabra
"COBARDE".
Mastico cada letra de esa palabra en mi boca acrecentando mis sentimientos.

Tuviste valor para animarme a entrar en tu proyecto, para cerrar los ojos ante tantas horas de sacrificio sin valorar, a ver mis problemas en casa por mis ausencias.

Tuviste valor para ver en silencio como trataba de acaparar más labores para luchar juntos por algo que solo te pertenecía a ti, que solo lucraba a tu persona, para sacarme de tus planes cuando ya no era válida, para eso, si tuviste valor.

No tuviste valor para cumplir tu palabra, para agradecer los esfuerzos y para reconocer el motivo por el que ahora mismo ya no estamos en el mismo proyecto, ni en el mismo camino. No tuviste valor cuando me culpaste, me faltaste el respeto y me humillaste. 

Me viste en silencio hundirme, luchar para mejorar algo inmejorable, incrementar una lealtad que no podía ser más grande y a la vez más solitaria. 
COBARDE, es la única palabra con la que hoy podría describirte "amigo".

Hoy, ya no hay lágrimas, ni desilusión, pero aun mi cuerpo y mi mente me piden venganza, surgen de mi, involuntariamente, pensamientos en los deseo ardientemente lo peor para ti y los freno, los freno uno tras otro, porque no soy así, y nadie conseguirá jamás que lo sea, y menos, un cobarde.

Hoy saco todo el dolor fuera y cierro una puerta con llave por dentro, no la abriré, jamás, y a partir de hoy te olvidaré para siempre.

Paloma García Díaz

3 comentarios:

  1. Siento mucho lo que leo, pero la verdad es que no me sorprende nada. Se veia venir. Animo tu puedes!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario y por los ánimos , solo debo comprender que era un trabajo que se acabó y mañana ni el trabajo ni la persona que me lo ofreció tendrán ninguna importancia para mi.

    ResponderEliminar
  3. Creo que de una forma u otra todos hemos tenido una experiencia similar, con el tiempo esa experiencia desagradable sólo servirá de lección y esa lección te beneficiará en experiencias venideras. Ya lo verás! Un saludo!

    ResponderEliminar