Leyenda Antigua Grecia (Perseo y Medusa)

La princesa Dánae, hija del rey Acrisio, tuvo un hijo con Zeus y le puso un nombre que se recordará a lo largo de todos los tiempos, Perseo. Acrisio recibe un presagio, en el cual uno de sus nietos termina con su vida, y asustado introduce a Dánae y a Perseo en un cofre de madera lanzándolos al mar sin piedad ninguna.

El cofre llegó flotando a una isla, la isla de Serifos donde fueron rescatados por el rey Polidectes.
Una noche Perseo discutía con sus amigos sobre cual seria el mejor regalo que hacerle al rey como agradecimiento, y con motivo de una cena, sus amigos decidieron regalarle a un rey un caballo, pero Perseo decidió algo que se convirtió en la aventura de su vida, decidió traerle la cabeza de medusa.

Medusa era una de las Gorgonas, Euríale, Esteno y Medusa, eran criaturas monstruosas con las manos de bronce, alas de oro, escamas en el cuerpo y colmillos de jabalí. Su pelo era una masa de serpientes retorcidas y tenían un poder especial, podían convertir en piedra a cualquiera con solo cruzar una mirada.

Perseo pidió ayuda a los dioses, las ninfas le dieron unas sandalias aladas y el casco de Hades, con el casco lograba ser invisible cada vez que se lo ponía.

Hermes le dio una hoz hecha de diamantes, y Atenea le entregó su valioso escudo de bronce.

Cuenta la leyenda que Perseo esperó a que Medusa se encontrase dormida, flotó en el aire con sus sandalias aladas, alzó el escudo y mirando el reflejo en el metal para no mirar a los ojos de la gorgona cogió la hoz y la decapitó.  Con la cabeza guardada en una bolsa huyó perseguido por las hermanas de Medusa, pero al ponerse el casco de Hades se hizo invisible y logró huir.

Sobre esta leyenda hay muchas variantes, yo solo os resumo una de ellas, si os apetece compartir alguna versión no dudeis en hacérmela llegar. palxpesh@gmail.com


Fuente: Mitología (Philip Wilkinson y Neil Philip)

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario