LA ISLA ENCANTADA (Leyenda de Egipto)

Al regreso de una misión comercial fallida en Nubia, los lamentos de un emisario egipcio se oían a varios kilómetros de distancia, hasta que un marinero decidió contarle una triste historia pero con un final inesperado.

Hace mucho tiempo, un desconocido marinero iba navegando por el mar Rojo en busca de las minas reales. El marinero iba muy bien preparado, su embarcación contaba con 120 tripulantes, tenía todo controlado pero una tormenta le sorprendió de repente.

El cielo se cubrió y el viento zarandeo el barco hasta que hundió su embarcación, el marinero fue el único superviviente.

Logró mantenerse a flote meciéndose sobre le mar, ya en calma. Una corriente le arrastró hacia la orilla de una isla, dejándole casi inconsciente sobre una arena dorada, rodeado de todas las frutas y verduras con las que no sería capaz ni de soñar, pescado y aves completaban aquel paraiso.

Sin embargo, una enorme serpiente con el cuerpo de oro y las cejas de lapislázuli amenazo con con quemarle si no le explicaba como había llegado hasta la isla.

El hombre estaba aterrado y la serpiente decidió llevárselo a su guarida y cuando estaba más tranquilo escuchó su historia. Cuando el marinero terminó de contar su tragedia, la serpiente comenzó a narrar la suya.

"En tiempos lejanos, había 75 serpientes aquí, incluida toda mi familia al completo, pero una noche, una estrella en llamas cayó y mató a todos, a todos menos a mi, se como te sientes marinero y por eso tu destino no será como el mio"

Pasaron cuatro meses cuando el marinero una mañana vio llegar un barco, el marinero embarcó y vio miles de regalos y tesoros, todos ellos obsequio de la serpiente. Llegó sano y salvo a su casa, y el rey quedó tan complacido que le nombró miembro del séquito real otorgándole un gran número de sirvientes.

Paloma García Díaz

2 comentarios: