EL BUMERAN Y EL SOL (Leyenda de la cordillera Flinders de Australia)

Este cuento se contaba generación tras generación en un lugar muy lejano, la cordillera de Flinders de Australia.

Cuenta la leyenda que una triste mañana, un pequeño lagarto y una salamanquesa se despertaron en sus pequeños refugios y al salir al exterior se dieron cuenta de que solo quedaban ellos en el mundo, ninguno de sus amigos ni familiares estaban donde todas las mañanas. ¿Qué había ocurrido?. 

Tras observar mucho se dieron cuenta de que la mujer sol y sus perros había atacado a su comunidad dejando a muy pocos habitantes sobre esas tierras. 

El lagarto trazó un plan, con mucho cuidado y precisión para vencer a la mujer Sol. Escondido esperando la señal de su amiga, aguardó con su bumerán preparado hasta que su enemigo pasase ante sus ojos. 
 
En el preciso momento en que la mujer Sol cruzó ante sus ojos, la salamanquesa dio la señal, y el lagarto lanzó su arma con toda la fuerza posible. El bumerán golpeó a la mujer Sol, y ésta desapareció en el horizonte del oeste, dejando tras de si, una profunda y fría oscuridad.

Se sentaron en medio de la nada, pensando cómo solucionar esa situación, sabían que era imposible sobrevivir sin el brillo del sol, sin su calor, pero.. ¿Cómo lograr el regreso de su enemiga?

El lagarto reaccionó y arrojó otro de sus bumeranes hacia el oeste, por donde la mujer Sol había desaparecido, pero no ocurrió nada. Después lanzó otros dos, uno al norte y otro al sur, pero sin ningún resultado.

Desesperado, nervioso y angustiado, decidió lanzar su última arma, pero esta vez hacia el este, con mucha rabia y fuerza.

Durante unos instantes interminables, no ocurrió nada, y el lagarto y la salamanquesa aguantaron la respiración, hasta que de pronto.. el bumerán regresó empujando la gran bola de fuego, la cual continuó la trayectoria del bumerán hasta perderse nuevamente por el oeste.

Desde aquel día el sol sale por el este y se pone por el oeste, iluminando los días para trabajar y oscureciendo los cielos en las noches para facilitar el descanso de los habitantes del mundo. Desde ese día el mundo se quedó en deuda con un pequeño lagarto y una salamanquesa de la cordillera de Flinders de Australia.

Paloma García Díaz

2 comentarios:

  1. Hace poco he escrito un relato corto también para explicar de forma mitológica de dónde vienen el sol y la luna. Si todo va bien, en pocos meses me lo publicarán en una revista. Me ha encantado tu relato. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Chema, me encantaría leerlo, avísame porfi. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar