Poseidón y la inundación (Antigua Grecia)

Poseidón, dios del mar, olimpiano de primera generación, hijo de Cronos y Rea, junto con Zeus  y el dios del inframundo, Hades, se convirtió en una de las grandes deidades de la Antigua Grecia.

Poseidón tenía un gran poder, podía provocar maremotos y tempestades de una magnitud que aterrorizaban a los mortales, en cualquier instante en el que se sintiese frustrado o era vencido, creaba grandes inundaciones ...

Los dioses competían por el poder sobre la mayor ciudad de Grecia, Ática.
Atenea y Poseidón deseaban ser los patrones de la ciudad y para decidir cuál de los dos se quedarían con la ciudad se preparó una competición, en la que ganaría el que hiciese el mejor regalo a los habitantes de Ática.

Poseidón fue a la Acrópolis y golpeó la tierra con su tridente, de donde brotó un arroyo de agua salada.
Atenea creó un regalo mucho más útil, el primer olivo que plantó en la Acrópolis.

Para que la decisión fuese justa Zeus convocó a los dioses para que fueran testigos, incluido el testimonio de Cecrops, rey de Ática que confirmó que el árbol de Atenea era el primer árbol de la acrópolis.

Atenea gano la batalla y por eso es desde entonces la diosa de Atenas.

Poseidón se enfureció tanto que lanzo su tridente al mar Egeo, y creo una ola que se alzó y cayó sobre la llanura de Eleusis, donde se encontraba Atenas. Aunque estuvo inundada por mucho tiempo, la ciudad terminó recuperándose y los atenienses pudieron volver a disfrutar de la comida, el aceite y la madera de los olivos de Atenea.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario