Jabón de Caléndula

Maravilloso jabón recomendado por muchos dermatólogos por sus maravillosas cualidades para las diferentes enfermedades de la piel, siendo quizá la psoriasis la enfermedad más combatida con este jabón.

Necesitamos:

Pétalos secos de caléndula
30 gotas de esencia de tomillo
125g de sosa cáustica
750 ml de agua mineral
750 ml de aceite de oliva virgen

En un recipiente de cerámica ponemos la sosa cáustica y el agua y removeremos con una cuchara o palo de madera durante no menos de 3 minutos y siempre en el sentido de las agujas del reloj, tras esto dejaremos reposar la mezcla durante 1 hora.

Añadimos al preparado y siempre desde una jarra, para evitar salpicaduras y accidentes, el aceite que servirá de ácido para la sosa, continuamos removiendo con el palo de madera en la misma dirección, cuando notemos que está comenzando a endurecerse añadiremos lo que dará aroma al jabón, los pétalos secos de caléndula y la esencia de tomillo (yo en ocasiones lo hago con vainilla o con otra esencia que os agrade), continuaremos removiendo hasta que ya no podamos y lo pondremos en un recipiente, que no sea metálico a reposar, sin luz y sin corrientes de aire, la mezcla se ira espesando y endureciendo, entre 24 y 48 horas la masa se habrá endurecido.

La sacaremos del recipiente y cortaremos en porciones para utilizarlo sin estropear todo el bloque entero. 

De esta misma manera podemos hacer jabón de arcilla por ejemplo, una de mil posibilidades.

Siempre que se trabaja con sosa, es bueno utilizar guantes de latex, mascarilla y gafas protectoras, en caso de una salpicadura aplicar vinagre de manzana y lavarse con agua.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada