Mito celta, Tadg y el mundo de los muertos

Como muchos mitos irlandeses, este mito gira en torno a un viaje al mundo de los muertos, sus protagonistas... gente normal no grandes guerreros.

Al mundo de los muertos se podía llegar de muchas formas, se dice que a través de una colina, un extenso lago, o incluso a través de la niebla, pero los navegadores tenían que atravesar una cadena de islas, mágicas que formaban el reino de Mannanán, el hijo del dios del mar Lir.

Tadg, hijo de Cian de Munster es el protagonista de este mito. Su esposa y dos de sus hermanos fueron apresados durante el asalto de unos extranjeros y , como represalia, Tadg organizó un asalto por el mar.


El hijo de Cian y su tripulación navegaron bajo enfurecidas tormentas hasta que por fin las aguas se calmaron y llegaron a una isla hermosa y tranquila.

En la isla era verano, y no sentían hambre solo tranquilidad. Caminaron durante un tiempo y llegaron a tres colinas, cada una de las colinas tenía un fuerte, uno blanco, otro dorado y otro plateado.

Se acercaron al primero y recibieron le saludo de una mujer muy hermosa,  la mujer les dijo que en ese fuerte habitaban los reyes de los milesios de Irlanda.

En el plateado Tadg se encontró a otra mujer, la cual le explicó que aquel fuerte era el hogar de todos los soberanos que habían reinado Irlanda.

En el fuerte dorado, la mujer que les recibió les explicó que estaba reservado para los futuros reyes de Irlanda, entre ellos el propio Tadg.

Esta última mujer, mucho más bella que las demás era Cliodna, una diosa de Danann y guió de regreso a Tadg y su tripulación ayudándose de tres pájaros. Lograron llegar a casa, venciendo a todos los asaltantes y rescatando a la esposa y hermanos de Tadg y logrando un enorme botín.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada