Angélica (Usos mágicos y medicinales)


Planta herbácea de porte robusto, perteneciente a la familia de las umbelíferas.
En terrenos apropiados puede alcanzar los 2 m. de altura; el tallo grueso, muy ramificado, remata en una gran umbela compuesta, con flores blancas o ligeramente verdosas.
Si se estruja, despide un agradable olor.
La planta es originaria del norte de Europa, desde Alemania hacia arriba.
En la Península no se encuentra esta especie sino la angélica silvestris, que aparece en zonas próximas al  Pirineo; pero esta última no posee las propiedades medicinales de aquélla.
La planta florece a partir del mes de abril y poco más tarde ya tiene los frutos maduros.

USOS MEDICINALES

Desde el punto de vista medicinal son interesantes tanto el fruto como las hojas y el tallo subterráneo.
La raíz se arranca cuando la planta todavía no se ha floreado y no se le han quitado las hojas; una vez arrancada, se corta en pedazos y se pone a secar.
Los frutos se recogen bien maduros, cuando ya están a punto de caer.
Con las hojas hay que tener un cuidado especial, pues morfológicamente son muy parecidas a las hojas de la venenosa cicuta; por ello, si al recolectar no está totalmente seguro de lo que hace, es mejor que consulte con personal especializado o, aún mejor, que las adquiera a través de los canales autorizados de venta, como son las farmacias y herbolarios.

Toda la planta contiene una esencia, cuya composición varía un poco en función de la parte de la hierba que escojamos.

Además de la esencia aparecen resinas, ceras, materias tánicas, gran cantidad de almidón y una cumarina llamada angelicina.

Es una hierba que destaca por su virtud estomacal: estimula la secreción de jugos gástricos y es muy útil contra la dispepsia, así como para abrir el apetito.

También tiene propiedades diuréticas y expectorantes.

La cumarina, por su parte, tiene un fuerte efecto sedante.

Al no ser una planta mediterránea fue completamente desconocida entre nosotros durante mucho tiempo.
Al principio se le dio un uso comestible, como verdura, sobre todo en los conventos; a partir del siglo XVIII empezó a adquirir fama, usándose principalmente en la fabricación de todo tipo de licores estomacales.
Antes de nada, es conveniente advertir que la esencia puede resultar bastante tóxica ingerida en altas cantidades.
Además, la planta fresca puede producir problemas de fotosensibilización en determinadas personas.
Por tanto, su uso debe estar sujeto a control médico.
.- Infusión. 25 gr. de raíz en un litro de agua; una vez fría y colada se bebe en tacitas durante el día.
.- Licores, vinos, elixires. Tanto con las hojas como con los frutos se preparan todo tipo de bebidas estomacales, de las cuales se toma un pequeño vaso después de las comidas.

USOS MÁGICOS

Género: Masculino
Planeta: Sol
Elemento: Fuego
Deidad: Venus

Se utiliza en todos los inciensos de protección y exorcismo. Esparce la angélica por las cuatro esquinas de la casa para ahuyentar el mal, o bien por todo el perímetro de la casa.  Añadida al baño, la angélica elimina cualquier maldición, embrujo o hechizo que se haya podido lanzar contra ti.
Para algunas tribus indias de América, la raíz se lleva en el bolsillo como talismán de juego.
La angélica también se usa en inciensos curativos y mezclas y se dice que fumar sus hojas produce visiones.

Paloma García Díaz

1 comentario:

  1. Paloma cuando puedas pasate por mi blog a recoger un premio que te esta esperando, por el buen trabajo que haces.
    Un besote

    ResponderEliminar