Amapola (Usos mágicos y medicinales)

Planta herbácea, de porte bastante pequeño, pues no llega a levantar más de medio metro del suelo; su tallo, bastante recto y velludo, está constituido por numerosos pelos rectos.
Su ciclo vital no se prolonga más allá de diez meses, iniciándose en el mes de septiembre, con las primeras lluvias, y creciendo a lo largo del invierno para florecer ya en primavera.
Parece que es originaria del Extremo Oriente y que llegó a nuestro país como una contaminación de otros granos y semillas que procedían de aquellas tierras, asentándose con éxito en terrenos ricos en nitrógeno y campos abandonados.

No requiere de ningún cuidado en especial.

La época de floración tiene lugar en primavera y verano. Las flores nacen de un capullo que hasta su maduración está como caído, mirando al suelo, posición que se regulariza al florecer, quedando totalmente erguido.
Al llegar la floración se produce un baño rojo en las tierras donde crece, lo que proporcilorece en verano.

USOS ALIMENTICIOS Y MEDICINALES

De la recolección con fines alimenticios interesan las cabezuelas, pero con fines medicinales se prefiere recoger la hoja; esta tiene un sabor amargo característico, muy fuerte y persistente.
Es mejor recoger las hojas del primer año, ya que son mucho.
La recolección se realiza desde el mes de mayo hasta junio, a la espera de que la flor se abra por completo.
En ese momento se cogen los pétalos, colocándolos en capas delgadas y procediendo a una desecación rápida y a la sombra; hay que removerlo frecuentemente para conseguir una mejor desecación.
La parte empleada son los pétalos, que contienen derivados antociánicos y alcaloides isoquinoléicos; estos últimos le confieren una acción sedante leve y espasmolítica, por lo que se utiliza en casos de ansiedad, insomnio, tos espasmódica frecuente en situaciones de procesos asmáticos, tosferina y espasmos gastrointestinales.
Pero por la presencia de estos mismos alcaloides no se debe emplear con niños pequeños a no ser bajo control médico y de forma discontinua.
Estas mismas precauciones habrá que tenerlas también en cuenta en caso de embarazo.
Las semillas nunca se emplearán, ya que la cantidad de alcaloides que se encuentra en ellas es muy alta.

Los pétalos contienen además mucílago, que confiere a la planta acción emoliente y béquica, por lo que refuerza su acción antitusiva.
Frecuentemente se ha empleado también sobre piel y ojos en casos de conjuntivitis y blefaritis (inflamación de los párpados).
.- Infusión. Dos gramos de pétalos desecados se ponen en contacto con un cuarto de litro de agua hervido y caliente; se deja en contacto tres minutos, pudiéndose tomar hasta tres veces al día.
También se puede preparar para aplicar sobre párpados y como baño ocular.
.- Extracto fluido. Se toman diez gotas en medio vaso de agua, dos veces al día.
.- Polvo de planta. Se pueden tomar 300 mili-gramos de los pétalos pulverizados y secados, a lo largo del día.


USOS MÁGICOS

Genero: Femenino.
Planeta: Luna
Elemento: Agua.
Deidades: Hypnos y Deméter.
Usos mágicos: Fertilidad, amor, sueño, dinero, suerte e invisibilidad. Las semillas y flores de Amapola se utilizan en mezclas elaboradas para ayudar a dormir.
También se comen o se llevan consigo para aumentar la fertilidad y para atraer suerte y dinero. También se echan las semillas en la comida para inducir el amor o se emplean en las bolsitas para el amor.
Si se desea conocer la respuesta de una pregunta, escríbela sobre un papel blanco con tinta azul. Mételo dentro de una vaina de Amapola y ponlo bajo la almohada.
Así la respuesta aparecerá en un sueño. 
Según la leyenda se puede llegar a la invisibilidad a voluntad, sólo poniendo a remojar en vino las semillas de Amapola durante quince días. Después se bebe el vino en ayunas cada día durante cinco días.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada