CRIMEN Y PASIÓN

Muchos “expertos” han declarado que la luna y sus ciclos no influyen en absoluto en el comportamiento humano, a pesar de ello las experiencias personales de muchas personas dicen lo contrario. Como un ejemplo claro vemos los agentes de policía, perfectamente conscientes de que los delitos violentos aumentan en los días anteriores a la luna llena. En la misma fase lunar las enfermeras y médicos de las instituciones psiquiátricas observan que muchos de sus pacientes están más nerviosos.


Estadísticamente las llamadas a urgencias aumentan al igual que los accidentes de tráfico y los actos de vandalismos.

Estos profesionales si reconocen esta tendencia y admiten que existe un patrón que se repite mensualmente. Varios agentes de policía afirman que la gente parece perder el control de forma regular cada 18 días.

Aunque en ocasiones se piensa que la luna representa la serenidad en el cielo nocturno, la luna representa inestabilidad , no solo actúa sobre las mareas y el clima, sino también en nuestro estado emocional.

Los periodos de luna llena, cuando la luna, el sol y la tierra están alineados son especialmente significativos, ya que en todas esas ocasiones a la atracción gravitatoria del sol se añade la de la luna, y es entonces cuando la presión puede afectarnos negativamente potenciando las tensiones y llevando las emociones a flor de piel.

Debido a que la órbita lunar es elíptica, en un punto de su ciclo se sitúa a la mayor distancia de la tierra. También existe el punto en el que se encuentra en la mínima distancia. El punto más lejano se conoce como apogeo y el más cercano perigeo.

Este proceso de alejamiento y acercamiento alternativos es simplemente una parte integrante del ciclo mensual de la luna alrededor de la tierra, pero cuando el perigeo coincide con la luna llena puede llegar el caos. En esos momento se desatan toda clase de condiciones atmosféricas extremas y fenómenos naturales impredecibles. También se encienden las pasiones y los crímenes violentos.







Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario