Cantar de Ayalga (Amor sin sentido)

Mi  vida avanza sin ti, pero dentro de esta cueva, sin remedio te recuerdo.
Como un frío bloque de hielo sobre mi nuca, tu voz resuena en mi mente,
diciendo palabras de amor, compromisos de por vida, palabras hermosas,
tan hermosas que duelen igual que un amor en sus últimos minutos,
al igual que el paso del tiempo sobre un bello ramo de rosas

Años llevo cautiva sin ti, nada se ha terminado, todo continúa.
Sigo viva en esta cueva, sigo viva y sin ningún motivo aun te espero.
Aun espero que seas tú, él que  en la noche de San Juan destruya este mal sueño
Aun sabiendo que jamás llegarás, cada noche yo te sueño

Bien es sabido por el pueblo que el corazón de la ayalga siempre ha tenido dueño
Que no importa cuantos hombres traten de vencer al carcelero,
el corazón de la ayalga jamás amará  a ninguno de ellos.
Nunca les mirará a los ojos porque sus ojos ya tienen dueño.

Un amor sin sentido, que yace agotado en un pequeño rincón en el mundo de los sueños
Aun así se mantiene fuerte, fuerte y alerta, furtivo y secreto,
dominando cada noche de este castigo, mi encierro.
Cuando el alba llega, se esfuma como el viento, esperando un nuevo anochecer,
una nueva luna, que sea única y fiel testigo, consejera de este amor,
de este amor sin remedio ni sentido.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada