Hipérico (Usos mágicos y Medicinales)


El hipérico es una planta perenne de vistosas inflorescencias amarillas. Recibe el nombre de "hierba de San Juan" por que la época de floración se produce en torno al solsticio de verano.

En la Edad Media era corriente quemar esta hierba en la casas presumiblemente habitadas por el diablo, por la creencia de que el olor chamuscado del hipérico resultaba insoportable para Satanás, que así huía rápidamente.

Es una planta que habita en toda la Península y que prefiere terrenos incultos, prados frescos, cursos de agua y senderos de montaña.

Abunda en Europa, Asia y África.


Una vez recogidas las sumidades y la parte alta del tallo, se ponen a secar a la sombra, bien aireadas.

El hipérico posee un aceite esencial, taninos e hidrocarburos.

USOS MEDICINALES
A esta planta se le atribuyen innumerables propiedades, pero sobre todo la de ser un buen cicatrizante, así como antiséptico, astringente y vulnerario; es también una planta ligeramente sedante y posee propiedades antidepresivas, aunque muy leves.

Es un buen analgésico para combatir dolores musculares, reumas y lumbalgias, también se utiliza para combatir resfriados. Tamién se puede utilizar para combatir problemas digestivos como diarreas y acidez de estómago

Está indicada en el tratamiento de ansiedad, depresión, diarreas, asma, úlcera gastroduodenal y hemorroides.
Sin embargo, posee una sustancia, la hipericina, que consumida en grandes dosis puede producir fenómenos de fotosensibilización, con eritema solar, quemaduras e incluso ulceraciones, por lo que no se recomienda abusar de preparados a base de hipericó.

En cualquier caso, su empleo debe estar sujeto a control médico.
.- Ungüento. A un litro de aceite de oliva se añaden 200 gr. de cada una de las siguiente plantas: hipérico, caléndula, llantén menor y milhojas; se cuece a fuego lento durante 3-5 horas, se deja enfriar, se filtra y se guarda en un frasco hermético fuera de la luz, pues si no podría enranciarse.
Se aplica directamente sobre la zona contusionada, con un suave masaje.

.- Infusión. En un litro de agua se hierven 30 gr. de sumidades floridas; se templa el líquido, se filtra, endulza, y se bebe a tacitas a lo largo del día.
.- Extracto fluido. A razón de 35-45 gotas del extracto, 3 veces al día.
También existe en el mercado el extracto seco.
.- Aceite de hipérico. Muy útil para llagas, úlceras y quemaduras.
Se prepara con 125 gr. de sumidades floridas, 250 gr. de aceite de oliva y 125 de vino, a ser posible blanco.
Se macera todo durante 3-5 días, pasados los cuales se calienta la mezcla al baño María durante 3 horas; se filtra el líquido y se empapan compresas en este aceite para aplicarlas localmente.

USOS MÁGICOS

Se dice que expulsa y exorciza espíritus al ser quemada, pasando por el humo de la hierba quemada en el solsticio de verano produce invulnerabilidad.

Hay evidencias de que en la antigua Grecia personajes relacionados con la Medicina como Hipócrates y Galeno lo consideraban un remedio natural contra la "posesión demoníaca".



Paloma García Díaz

1 comentario:

  1. Teniendo en cuenta que el remedio de la Iglesia Católica contra la posesión demoniaca ¿a cuantos epilépticos han salvado las hierbas medicinales de morir en la hoguera?
    Un saludo

    ResponderEliminar