El laberinto del Minotauro (Adaptación para mi sección de cuentos)


De estos sucesos hace tanto tiempo que casi nadie lo recuerda, tuvieron lugar en Grecia y fueron protagonizados por un héroe mortal, el más famoso de todos los tiempos, Teseo.



Hijo de Egeo, rey de Atenas y Etra,  un chico feliz que se crió en una ciudad llamada troizen junto a su madre. Durante su infancia unas sandalias y una espada descansaban bajo unas piedras muy grandes, con un solo mensaje de su padre.

"Teseo, cuando seas lo suficientemente fuerte como para levantar esas piedras, coge tus sandalias y tu espada y sígueme a Atenas”.

Convertido en un fuerte guerrero Teseo llegó a Atenas. Pero como en todas las historias mitológicas no todo puede ser tan fácil. Medea, la mujer de su padre en ese momento, consiguió convencer a Egeo de que aquel no era su hijo sino un asesino que trataba de engañarles y ambos citaron a Teseo en una cena esa misma noche.

En el momento del brindis, Medea echó veneno en la copa de Teseo, pero justo antes de que tomase el primer sorbo del mortal vino, Egeo se fijó en la espada que llevaba el chico y la reconoció al instante, se lanzó rápidamente y evitó que bebiese.

Su hijo había regresado a su lado, y era el momento de continuar avanzando juntos.

Llegaron rumores a Grecia de un extraño animal, mitad hombre mitad toro encerrado en un laberinto, lleno de callejones sin salida, y vueltas falsas, se contaba que el minotauro devoraba en la oscuridad a los  que no hallaban el camino de salida.

Poco tiempo después el Rey de Creta , Minos, pidió, en represalia por echos del pasado,  que Atenas le enviase siete de sus mejores hombres y siete de sus mejores mujeres para alimentar al minotauro.

Comenzó una discusión en Atenas entre Teseo y su padre, en la que finalmente Teseo gano y convenció al rey de ser uno de los siete hombres para tratar de terminar con los abusos del rey de Creta, pero con una condición, cuando volviese debería hacerlo con las velas blancas que estaban guardadas bajo el suelo de la barcaza así su padre sabría que era Teseo y que había tenido éxito.

A la llegada de los jóvenes, Minos preparó distintos juegos para celebrar la misma,  en uno de ellos Teseo venció a un gigante mientras se percataba de que unos hermosos ojos le miraban desde el público, Ariadna, hija de Minos. 

Desde ese mismo momento Ariadna no podía dejar de pensar en el joven Teseo y en que pronto sería entregado al minotauro, corrió velozmente hasta el hogar de Dédalo, creador del laberinto y le lloró durante varias horas hasta encontrar la respuesta.
 
"Ariadna, lo que debes hacer es coger un ovillo de bramante y atar un extremo en la boca del laberinto, el ovillo por si solo se desenrollará hasta el centro de la guarida del minotauro". Le dijo Dédalo.

Teseo cogió el regalo de su amada, y rápidamente entró en el laberinto, el ovillo le llevó directamente a la criatura, que no despertó de su sueño ya que Teseo acabo con el rápidamente. Tras ello liberó a todos los griegos y de la mano de Ariadna volvió a su barco para regresar a Atenas, no sin antes agujerear los barcos cretenses para evitar ser perseguidos.

Hicieron varias escalas para celebrar su triunfo, pero en una de ellas, en la isla de Naxos Teseo abandonó a Ariadna sin dar más explicaciones, y tras ello se dirigió a Atenas, pero con un grave error, había olvidado cambiar las velas del barco, su padre al ver que el barco no volvía con las velas blancas murió por la idea de haber perdido a su hijo, Teseo llegó a Atenas convertido en rey.

El tiempo continuó avanzando en la isla de Naxos donde Ariadna había sido abandonada por Teseo, pero un día pasó algo inesperado, Dioniso, el último de los Dioses del panteón griego, apareció y juntos vivieron una preciosa historia pero eso lo dejaremos para el próximo cuento.

Paloma García Díaz

6 comentarios:

  1. magnifico cuento y sobre todo para los que somos unos enamorados de la cultura griega.
    Cnosos es precioso y el laberinto es inmenso y super real lo vi en mi luna de miel y quede maravillada de todo el misterio que envolvia , creo que volveremos algún día.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Un besote Ludi, estoy deseando poder conocerlo quizá sin van bien las cosas el próximo año. Un abrazo muyr grande.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado :D Es importante que los pequeños sepan nuestras raices. Se me ha ocurrido una cosa, como buena diseñadora gráfica que eres podrías hacer los cuentos con menos letra y mas dibujos y para niños muy pequeños ;)De 3 a 8 años. Es solo una idea porque dibujas.

    No cambies :)

    De mi...mas entrevistas, investigando sobre seres feericos y... he descubierto a alguien en un rosal enorme que tengo ¿un hada? No lo se, pero la parte mgica del bosque cada vez se me muestra mas y han brotado mas arbolitos de los que ya tenía jejeje

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias hermano lobo, estoy preparando junto a una amiga los vídeos de los cuentos ella pone la voz y yo las imágenes, pero será en un tiempillo ahora mismo los ánimos no acompañan, Un fuerte abrazo y cuida mucho mucho ese rosal.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta como siempre... tienes una mano para la escritura que ya me gustaria a mi. Sigue escribiendo cuentos asi Ayalga, sigue asi.
    Guapaaaaaaaaa

    Athe

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Athe, Un besote enooooooooorme.

    ResponderEliminar