Ajo (Usos Mágicos y Medicinales)

Conocido desde la antigüedad tanto por sus propiedades como por servir de condimento en otras culturas como la egipcia, griega, romana y árabe.
La planta puede alcanzar hasta los 50 centímetros de altura, con tallo cilíndrico y recto que termina por curvarse tras la floración;
En sus hojas podemos ver nervios paralelos, hojas finas y planas en la parte baja, nace de un bulbo subterráneo (la tradicional cabeza de ajo), que es la parte que se emplea.
En personas muy sensibles puede producir molestias gastrointestinales, dependiendo de la dosis consumida, y en algunos casos incluso reacciones alérgicas leves con irritaciones cutáneas.
Su floración se da en primavera y verano, y la recolección del bulbo o cabeza de ajo se efectúa justo al inicio de la misma.
La siembra de los bulbillos se lleva a cabo en otoño.
Tradicionalmente los ajos se presentan en clásicas "ristras", es decir, en trenzas de hojas,con los bulbos muy ordenados se almacenan en un sitio fresco y bien ventilado lo que facilita conservación.

USOS MEDICINALES
Con propiedades diuréticas también es antiséptico, antifúngico, hipotensor, hipocolesterolemiante, antiateromatoso, antiagregante plaquetario e hipoglucemiante, por lo que se utiliza también en la prevención de trombos.

En la antigüedad se empleaba como bactericida en infecciones, cólera, difteria..., y se ha demostrado que puede emplearse satisfactoriamente para matar ciertas especies dañinas del tracto intestinal, sin afectar en absoluto las especies necesarias para su buen funcionamiento.

Gracias a que elimina el aceite esencial a través del sistema respiratorio, cuenta también con propiedades balsámicas y expectorantes además de antisépticas, este es el motivo por el que antiguamente se utilizaba  en casos de tuberculosis, gangrena pulmonar y tosferina.

Posee cualidades rubefaccientes aplicado por vía externa y después de ser machacado.

Formas de uso

- Tinturas. De 20 a 40 gotas al día, repartidas en varias tomas.
- Esencia. 0.2 gramos en cápsulas blandas o en soluciones alcohólicas u oleosas, antes de las dos principales comidas.

Planta seca. De 0.4 gramos a 1.5 gramos al día, en varias tomas.
Actualmente puedes encontrarla en parafarmacias en formatos preparados para su consumo.

En grageas, de doble recubrimiento para evitar malos olores y conseguir así un tratamiento regularizado y constante.
Las dosis muy elevadas pueden ocasionar envenenamiento, con vómitos, colapso y convulsiones.

USOS MÁGICOS

Correspondencias del Ajo

Familia: Liláceas
Nombre común: ajo
Lugar de origen: centro y sur de Asia.
Genero: Masculino.
Elemento: Fuego.
Deidad: Hécate

Siempre con un cargado significado de protección, se dice que  entre los marinos era habitual tener ajo a bordo del barco para prevenir desastres en el mar incluso llevar clavos de especia y ajo en una bolsa evita tener circunstancias desfavorecedoras. Los irlandeses para atraer la buena suerte suelen plantar dientes de ajo salvaje en paja cerca de la puerta principal.

En Escocia, durante  Samhain, el ajo se cuelga en todas las casas (especialmente sobre todas las puertas y ventanas) para evitar que entren los espíritus malignos.

 Planta sagrada para la diosa Hécate, por lo que cada año a la medianoche del 13 de Agosto las brujas de todo el mundo se reúnen en los cruces de caminos para celebrar sus ritos y dejar ajo como ofrenda de sacrificio en nombre de Hécate. El ajo se comía en las fiestas dedicadas a Hécate y se dejaban en los cruces de caminos como sacrificio en nombre de esta Diosa.

Utilizada como protección contra la peste. Se dice que con frotar dientes de ajo, frescos y pelados en la parte afectada del cuerpo, y luego tirarlos al agua corriente se quitaban las enfermedades.

Es un protector, se pone en las casas para evitar la intrusión del mal, para mantener alejados a los ladrones, y se cuelga en la puerta para repeler a las personas envidiosas.

Con el se hace un hechizo protector: cuélgalo en la cocina, el patio o el alfeizar de la ventana, tu familia permanecerá fuerte y unida.

Si lo llevas contigo protege de los enemigos y del mal tiempo. Se muerde un ajo para ahuyentar los intrusos, o esparciendo su polvo por el suelo. También se pone bajo las almohadas de los niños para protegerlos mientras duermen.

Si se frota sobre las cacerolas y sartenes antes de cocinar elimina las vibraciones negativas que podrían contaminar los alimentos.

Si se come actúa como inductor del deseo sexual. Y cuando una piedra de imán natural se frota con ajo, pierde sus poderes mágicos. 

Paloma García Díaz

2 comentarios:

  1. cómo estás?
    espero que muy bien (:

    muchos besos!

    ResponderEliminar
  2. Vamos tirando preciosa, y tu como estaS?

    ResponderEliminar