Fabricando Inciensos (I)

Lo primero de lo que hablaré es de los materiales ya que para crear inciensos podemos utilizar una gran variedad de hojas, flores, raíces, cortezas, maderas, resinas, gomas y aceites. También se pueden añadir piedras semipreciosas para mezclar las energias. 

Las hierbas más utilizadas son:

Olíbano, Mirra, Benjuí, Copal, Pétalos de Rosa, Laurel, Canela, Agujas o resina de Pino, Sándalo, Cedro, Enebro, Tomillo, Albahaca y Romero.

Los olores son muy especiales y diferentes para cada persona, quizá sería bueno machacar algunas de las hierbas y quemarlas sobre un bloque de carbón para estudiar su olor, las sensaciones que nos provoca y de esta manera saber si es la que debemos utilizar para un incienso o no.

Normalmente se suele relacionar los armoas dulces con objetivos positivos y los fétidos para desentierro.

A pesar de poder localizar múltiples tipos de incienso en las tiendas, si alguien se anima a fabricarlo por si mismo aquí voy a ir poniendo un tutorial de como hacerlo, sumándome a esta práctica y colgando fotos del mismo en cuanto me sea posible.

Nos encontramos con dos opciones a la hora de fabricar incienso, los inciensos combustibles y los no combustibles.

El combustible contiene nitrato de potasio que facilita su combustión mientras que el segundo necesita ser quemado sobre bloques de carbón o leña al rojo.

Normalmente optaremos por el incienso incombustible, porque es más fácil de elaborar y facilitan la formación de nubes de humo ondulado necesarias en algunos rituales.

Por lo que hablaré de este tipo de inicienso.

Paso uno, triturar completamente todos los ingredientes, prácticamente pulverizados, un mortero, una maja y mucha paciencia serán nuestras mejores herramientas para conseguir nuestro objetivo. El autor del libro que estoy leyendo nos alienta a mezclar todos los productos una vez estén triturados con las manos concentrándonos en el objetivo a seguir.

Primero mezclaremos las gomas y resinas, después las hojas, cortezas, raices pulverizadas y flores. Una vez la mezcla se vea uniforme añadimos los líquidos, aceites, vino, miel, etc..

Una vez estén bien mezclados todos los ingredientes se pueden agregar las piedras pulverizada. Tras esto solo tenemos que cargarlo y estará terminado, podemos guardar el incienso en un tarro cerrado herméticamente etiquetado para reconocerlo posteriormente,

Fuente : Inciensos, Aceites e Infusiones (Scott Cunningham)

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario