Ajenjo "Artemisa Absinthium" (Usos medicinales y mágicos)

Planta herbácea vivaz a la que año tras año tras secarse al llegar la temporada de fríos le vuelven a crecer nuevas ramas en primavera, ramas que no miden más del metro de altura.

Se encuentran en zonas montañosas de la península, lugares húmedos y en ocasiones en antiguas plantaciones, bastante corrientes en la antigüedad.
Nos la encontramos en flor entre julio y septiembre, sus flores, pequeñas y de color amarillo, resultan más llamativas pues se reunen más de treinta en un capítulo redondo pareciendo de esta forma más grandes.

La recolección deberá hacerse en verano, justo antes de que se abran las flores o nada más haberse abierto, debe ponerlas a secar inmediatamente, siempre alejadas del sol.

Es una planta muy rica en aceites esenciales, el tuyol y la tuyona se encuentran entre estos y tienen cualidades carminativas, facilitadoras de la digestión, antihelmínicas, antibióticas y emenagogas.

Hay que tener cuidado pues la tuyona en cantidades elevadas puede provocar convulsiones, trastornos nerviosos, gástricos y hepáticos.

Se utiliza principalmente como antiespasmódico ginecológico.

En esta planta encontramos también principios amargos como absintina, taninos y sales de potasio, responsables de su popular uso como aperitivo, siendo muy curioso su uso en la fabricación de vermut.

Tiene propiedades coleréticas, por lo que se emplea en disquesias biliares.

- Para tomarla en infusión, se preparan 7 gr en un litro de agua hervida, y lo dejamos durante 15 minutos. Máximo de 2 vasos al día.

- Para tomarla en polvo, como máximo 3 gr al día (antitérmico). Hasta 8 gr al día para utilizar como vermífugo (expulsar lombrices y oxiuros),


- Tintura,  se añaden 15 gotas a una infusión de menta o anís para tomar tres veces al día fuera de las comidas.

Se puede utilizar en cualquiera de estas formas como carminativo, aperitivo, antibiótico.


USOS MÁGICOS

Genero: Masculino.
Planeta: Marte.
Elemento: Fuego.
Deidades: Iris, Diana, Artemis.

Poderes psíquicos, protección, amor e invocación de espíritus. El Ajenjo se quema en forma de incienso para aumentar los poderes psíquicos. Si se cuelga en el espejo retrovisor del automóvil, protegerá de los accidentes en carreteras peligrosas. Ponerlo bajo la cama podrá atraer a la persona amada. También se quema para invocar espíritus, mezclándolo con Sándalo tendrá un mejor efecto en cuanto a este propósito. Según la leyenda, si se quema en un cementerio los muertos se levantarán y hablarán.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada