Un susurro

Dime al oído que piensas, susúrramelo una vez más,
regálame de nuevo la suave melodía de tu voz,
regálame de nuevo esa paz que solo tu sabes darme.
Acaricia mis sentidos con tus dulces palabras,
llena todo mi ser con esas suaves miradas.




Déjame sentir como me abrazas sin tocarme,
completa mis pensamientos con solo una mirada
y entremézclalos con los tuyos, suavemente y sin pausas,
sin que nadie se de cuenta, sin que nadie lo interrumpa.
Lucharé siempre contigo, lucharé hasta en las sombras.


Escapémonos entre la gente, huyamos del olvido,
no dejes que jamas se aparten ese mundo tuyo y este mundo mio.
No sueltes jamás mi mano mientras sobrevolamos el mundo,
mientras huimos de todo, buscando así un nuevo rumbo.
No dejes que nos separe nada ni nadie, no dejes que se termine
este sueño de oro, este momento increíble.


Completa mi vida por siempre, completa mi alma y mi mente
lléname de miradas, de caricias, de palabras,
que me hagan flotar en el aire que me recuerden la magia.
La magia que hay en tus ojos, la magia de lo que siento,
la magia de tus caricias, la magia que hay en mis sueños
cuando tu los llenas de ternura, valiosos y amados momentos.


Mi vida ya no es mi vida, a ti te la entrego sin más,
cuídala a cada momento,  frágil carga que has de llevar.
A cambio de que la cuides, esta Ayalga te dará,
todo el amor que conoce, cariño, comprensión y paz.
Luchando siempre a tu lado y sin rendirse jamas.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada