Entre ambas aguas

Agujas de hielo sobre mis pies descalzos,
mis ojos, perdidos entre el brillo de tus aguas cristalinas.
La sombra y la paz de un abrazo maternal,
entre árboles, y vida, entre sueños de infancia.

Aire de libertad en mis pulmones, y una vida por vivir
Juegos y risas bajo tus cascadas.
Cantos y aventuras entre tus gélidas aguas
que llevan en el deshielo, los restos del duro invierno.

Recuerdos amados, recuerdos de tu susurro,
recuerdos de los rayos de sol bajo los avellanos,
del ácido de las fresas silvestres, del azul de tus frutos
y de los sonidos de la madre naturaleza.

No me abandones nunca, mi mente te recuerda,
mis sentidos aun te buscan con los dedos descalzos,
buscando tus frías corrientes, la vida que tus aguas portan.
Esa piedra en tu interior, que me servía de descanso,
donde cada tarde recargaba mi energía mezclándola con la tuya.

Me has dado vida hace años, y tu recuerdo consigue hacerlo en la distancia.

Paloma García Díaz

3 comentarios:

  1. Cuantos recuerdos de mi bello pueblo, Ribota, siempre en el corazón.

    ResponderEliminar
  2. Es precioso el poema, me encanta. gracias por compartirlo precios,a lo que mas me gusta la foto eh jajaja
    Besos Athe

    ResponderEliminar
  3. jajaj, así que la foto eh?¿ hay que ser bichillo. Un besote enorme wapa.

    ResponderEliminar