Abedul (Usos medicinales y mágicos)

Árbol de corteza de color blanquecino-plateado, hasta el siglo XII no se le atribuyen cualidades curativas. Habita en el norte de España y en las zonas por encima de los 1000 metros en el sur de la península. Se emplea prácticamente entero; flor, savia, yema, hojas y corteza de las ramas jóvenes.

Principales características curativas:

CORTEZA: diurético, laxante, antiinflamatorio, analgésico, antiséptico y febrífugo.
HOJAS: diuréticas, coleréticas, antiséptico, desinfectante, cicatrizante, antiedematoso, purificadoras, astringentes, colagogo (facilitador de la secreción de bilis) y colerético.
YEMAS: Balsámicas.

  • En las hojas encontramos flavonoides (miricitrina) conocida por su alta acción diurética utilizado para cistitis, pielonefritis (infección del riñón y vías urinarias),  litiasis (formación de cálculos) , oliguria (disminución o ausencia de producción de orina) e hidropesia (retención de líquidos).


  • Nos encontramos aceites esenciales en sus hojas como el betulinol, con una alta acción febrífuga, se utiliza como antitérmico con muy buenos resultados. Actúa como antiséptico y cicatrizante. Su principio aromático es el ácido betulábico.


  • En la corteza encontramos taninos, se utilizan por su acción astringente y colerética en disquinesias biliares, los taninos ayudan en los problemas de colesterol.


  • La savia tiene acción diurética y antirreumática por lo que se utiliza en procesos de gota y reumatismo, también previene la formación de cálculos renales.


La infusión de las hojas del abedul, debemos poner 35 gotas en 1 litro de agua, una vez el agua esté hervida se aparta del fuego y se deja reposar durante diez minutos, a 40º se le añade un gramo de bicarbonato para aumentar su efectividad. Se toman 3 tazas diarias.

Una infusión de hojas de abedul puede utilizarse como acondicionador, anticaída y anticaspa.

Para problemas de obesidad, se realiza una decocción de 50 gr de corteza de abedul durante 5 minutos en un litro de agua que debe beberse a lo largo del día.

En una bañera con agua caliente si se añade extracto de hojas de abedul o en su defecto un puñado de hojas alivia los dolores reumáticos y artríticos.

Unas gotas de aceite esencial de abedul en una base de aceite de almendras aplicado con un masaje en la zona afectada alivia los dolores reumáticos y artríticos.

La infusión de hojas de Abedul se utiliza para tratar la hipertensión, es un gran depurador de la sangre por lo que funciona muy bien en e tratamiento de la dermatitis y la limpieza de la piel.

Combinado con la flor del tilo, tiene un efecto sudarífico que ayuda mucho con los catarros.

En el campo mágico y espiritual, es un árbol relacionado con la protección y la purificación, en el pasado se utilizaban sus ramas para sacar malos espíritus golpeando suavemente a la persona o animal.

Colgar una cinta roja alrededor de su tronco para protegerse del mal de ojo, construir las cunas de los niños con su madera para alejar malos espíritus o maleficios fueron otros usos que se le dieron a este árbol.

Las brujas elaboraban sus escobas con ramas de abedul por su cualidad purificadora.

Su incienso es utilizado para atraer amor, protección, desaparición de la melancolía. 

En la cultura celta se le conoce como el primer árbol sobre la tierra tras derretirse los hielos, significa inicio y renacimiento. Los celtas lo adoraban como árbol de la fecundidad física y espiritual.

Los nacidos bajo este árbol (24 de diciembre - 21 de enero) son nobles, refinados y distinguidos, esconden una excepcional resistencia bajo un aspecto frágil. Inteligentes, intuitivos y prefieren los placeres intelectuales a lo físicos. Odian la competición y destacar. Su existencia se rige por la elegancia, armonía y sobriedad. Afrontan con calma y profunda seriedad las cuestiones profesionales.  Una dosis de frialdad y de inhibición en el amor completan su carácter.



Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada