ABAMIA, tierra celta

En la parroquia de Abamia están presentes desde sus orígenes las influencias cláramente celtas, comenzando por el cuélebre que presenta su fachada, conocido y relatado ya en este blog, el cuélebre es una especie de dragón con alas y el cuerpo cubierto de escamas, muy parecido a una serpiente. Este animal se utilizo como estandarte por los guerreros celtas de caballería.

En algunos estudios actuales tratan de comparar al cuélebre con la serpiente que va junto al nombre de Uther, padre del rey Arturo, y que es posible que signifique jefe del ejército de caballería igual que el significado del término estandarte.
 Es innegable el gran poder simbólico del dragón en la leyenda Artúrica tras una visión del mismo por el padre de Arturo en el cielo.

Ejemplos del poder simbólico del dragón podemos poner como ejemplo su aparición sobre la bandera de Gales, el bajo relieve de la iglesia romana Perroz-Gireg, entre otros.

En la portada sur de Santa Eulalia de Abamia, retomando el tema del post, nos encontramos con uno de estos dragones o mejor llamarlo Cuélebre. Asimilado en la época cristiana con el diablo o con el demonio, por lo que termina apareciendo una representación de San Jorge matando a un dragón con la bandera de la victoria (la cruz).
Corao y Abamia se funden en la cultura celta en cada paso que damos por sus tierras, las huellas que encontramos en la Cueva´l Cuélebre en Corao están datadas en la Edad de Bronce y reafirmando este dato hallazgos como un puñal de bronce y un ídolo de piedra que se encontraron en una excavación realizada a finales del siglo XIX.

De esta cueva nace la leyenda del Cuélebre más conocidas en la zona, en el museo arqueológico de Madred, se encuentra un cuélebre de forma muy primaria y estilizada procedente de un dolmen de Abamia siendo la decoración típica para representar la protección de sepulturas.

Los escudos de los apellidos Corao y Labra muestran la fuerte influencia del símbolo del cuélebre, surgen en el siglo XII y en ellos aparecen varias sierpes y lagartos que tienen un origen ancestral. No solo como decoración sino como representación de un culto a una divinidad o animal totémico.

En la heráldica del apellido Labvra, vemos los escudos en las casas de Soto-Labra y de la cantera en Corao Castiellu,  en ellos podemos ver un caballero clavando una lanza en el cuello del cuélebre coincidiendo con la imagen de San Jorge matando al dragón, muchas similitudes con el cuélebre. 

Queda muy enraizada la figura del cuélebre en la cultura celta, en Los mitos Nórdicos se puede leer que : "la serpiente venerada en todas las culturas desde tiempos primordiales simboliza y representa el ciclo eterno de la vida y renacimiento. Su culto se extiende desde Europa y América. En la mitología nórdica la serpiente conocida como la pavorosa mordedora vive al pi del árbol de la vida regenerándola continuamente y para la tradición judeo-cristiana pasó a ser el símbolo del mal. En las culturas celtas y nórdicas estaba relacionada con la sabiduría y la inteligencia y en el norte de Europa fueron sagradas.

En Asturias la figura del cuélebre tiene tantas similitudes con esta figura de dragón de otros pueblos por los que pasaron los celtas, similitudes como: 

- Ser maligno
- Guardián de tesoros
- Guardián de personas encantadas
- Pide grandes cantidades de comida o bienes para no atacar a los habitantes del pueblo
- Muy difícil de matar
- Tan solo muere si es herido en la garganta.


Fuentes: Abamia huellas y símbolos de la cultura celta, Los mitos nórdicos, Wikipedia

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada