LEYENDA ASTURIANA, El Diañu Burlón

Ramón Sordo Sotres, escribía en su libro “Mitología de Asturias y Cantabria, entre los ríos Sella y Nansa”, “... Es muy conocido en esta comarca, el diablu burllón es un personaje que se transfigura en animales o actúa sin que lo vean. Según Ramón Baragaño, este mito asturiano representa toda la socarronería, un poco maliciosa, pero inofensiva, del campesino asturiano. De ahí su vigencia y su enorme popularidad"

Este ser, de cuerpecillo menudo, mitad humano y mitad cabrito, algunos autores dicen que es como un fauno, como dicen algunos ser el Busgosu, y sus cuernos son pequeños y puntiagudos.
Igual que el Trasgu le gusta hacer travesuras en la casa, el diablu burlón donde le gusta hacer sus travesuras, son las cuadras y los senderos de los bosques, le divierte mucho gastar bromas pesadas y, para ello cambia su apariencia, ya que tiene el don de poder transformarse en cualquier animal e incluso en un niño pequeño. Lo que suele utilizar a menudo para gastar sus bromas al primer incauto que pase.

El Diañu burlón, como decía, puede adoptar la figura de caballo, de vaca, de carnero o de cualquier otro animal, incluso de bebé humano, y despliega su actividad durante la noche, asustando al caminante que anda a deshora, desorientando al campesino que busca el ganado perdido, incordiando al molinero que maquila a la luz de la luna o burlándose de los mozos que regresan tarde de la fiesta.

Entre sus travesuras más comunes cabe citar la del burro blanco que se ofrece como montura al caminante y que una vez montado crece y crece sin cesar, el caballo que después de una galopada infernal devuelve al jinete al mismo lugar de donde partió, le arroja de cabeza al río o le quema los pantalones.

Igualmente esta la travesura donde encuentran un cabritín aterecido de frío que, una vez es llevado a la casa y secado al lado del fuego, se burla de su benefactor. También el perro negro que persigue al caminante o el sapo que corre más que el caballo y su jinete, no podemos dejar la travesura del bebé que juega desnudo sobre la nieve...y un sinfín de ruidos, luces misteriosas y otros fenómenos inquietantes que atemorizan al caminante nocturno.

“No existe concejo donde no hayan ocurrido casos como éste o parecidos. Y hasta se citan con los nombres de las personas que fueron burladas por este espíritu travieso ", afirmaba Aurelio de Llano en 1922.

La figura del diañu burlón es una figura sumamente compleja, que por un lado parece haber absorbido atributos de diversos duendes y genios menores especializados en distintas tareas, como por ejemplo, impedir la roturación de terrenos y cavadas en el monte, causar aludes de nieve y argayos de tierra, trenzar las crines de los caballos, estropear las redes de los pescadores u oprimir el pecho de los durmientes hasta casi ahogarles, que bajo distintas denominaciones se dan en otros lugares de Europa.

Por otro lado, se confunde con la imagen omnipresente de Satán, Señor de los Infiernos, cuya figura demoníaca constituye la encarnación del mal propagada por la Iglesia Católica.
Sin embargo, y al igual que en otros pueblos europeos, el diañu burlón asturiano es un genio bromista y hasta cierto punto divertido, que disfruta burlándose de las gentes con sus travesuras nocturnas.


Así recogía una historia sobre el diablu burlón, Ramón Sordo Sotres en su libro anteriormente citado:

“Mi abuelo Angelón, iba o venia, esto no quedó muy claro, de cortejar a Tarañu y encuentra un burro o una yegua en el camino, al salir de Presneda.
-- ¡Coño!pues vo´y a montate, ya qu´tas tan preparau.
Y va y montase, y cuando iba por la Fuente Tarañu, empieza a crecer el caballo, y a crecer y a crecer y a crecer, y allí iba asustau ya. Era el demonio.
Diz que se bajó de repente y lo dejó allí pasmáu, sin saber, pero no quiso más montar en caballo.
Esta es una de las historias del diablu burllón que me contó José María Remis Pérez, de 82 años de edad y natural de Cuerres de Llenín, el 17 de abril de 1990, mientras la nieve embellecía el pueblo de Llenín, donde reside. Las dos localidades pertenecen al concejo de Cangas de Onís”

Fuente: Jose García (Gracias Papa)
 


Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario