LEYENDAS CELTAS: Deirdre y Naois

El rey Connacher de la familia Ulster disfrutaba de una noche como cualquier otra, en su gran salón con todos sus conocidos. Malcom, el arpista del rey estaba en al fiesta y acariciaba dulcemente la barriga de su mujer embarazada.

Cuando el rey levanto su copa para brindar se escuchó un fuerte grito, que nadie supo decir de dónde había salido. El druida Cathbad avanzó lentamente hasta Elva, la mujer de Malcom, colocó sus manos en el vientre de la misma y dijo la siguiente profecía.

"La niña que ha emitido este grito, recibirá el nombre Deirdre, tendrá una belleza extraordinaria, todos los hombres la desearán. Y ella será el motivo de guerra en Irlanda y la separación de los caballeros de la Rama Roja"

El silencio llenó toda la estancia, las caras de terror de los presentes abandonaban toda idea de continuar con la fiesta ya que sabían que las profecías de Cathbad nunca fallaban.

Unas horas después el silencio ya se había apagado para dar paso a los gritos que pedían al rey acabar con la vida de la niña para evitar la guerra.

Connacher sitió pena por la niña y sus padres, a la vez que el deseo de conocer a tal bella criatura también apoyaba a la idea de buscar una solución sin terminar con la vida de la niña.

Pensó durante un momento y comunicó lo siguiente a todos los presentes:

"La niña vivirá, será llevada al bosque y será criada hasta los dieciséis, luego me casaré con ella evitando que la profecía se cumpla".

Unos días después nació la niña,  y todo el plan se llevó a cabo, durante dieciséis años Deirdre vivió en lo más profundo del bosque, criada por Levarcham, narradora de historias. Creció bajo una belleza de otro mundo.

El rey pronto iría a buscarla, pero Deirdre soñaba con otro muchacho, alto de cabello negro que veía a menudo en su mundo nocturno.

Una tarde, Deirdre se cruzó en el bosque con tres cazadores entre os cuales estaba Naois, el joven de sus sueños, el flechazo fue inmediato y sin remedio.

Naois se refugió junto a sus dos hermanos y Deirdre en Escocia temiendo la ira del rey, pero éste les mandó llamar, asegurando que no existía tal rencor y a pesar de la desconfianza de Deirdre, la añoranza por su tierra ganó la partida y decidieron volver.

En la primera noche en una posada cercana al reino, Connacher envió a cien de sus mejores hombres a capturar a los tres hermanos y capturar a Deirdre.

A pesar de luchar con valentía, los tres hermanos murieron en la pelea. Dando con ello la razón al druida y a la profecía.

En una prisión en el castillo, Deirdre se pasó la noche tocando el arpa para su amor perdido, por la mañana amaneció muerta.

Connacher mandó enterrarla en el bosque pero los ciudadanos conmovidos por la historia decidieron enterrarla en el mismo lugar donde habían enterrado a Naois.

Cuentan las leyendas que sobre cada una de las tumbas creció un árbol, que finalmente terminaron entrelazando sus copas y ramas, hasta convertirse en uno solo.

Paloma García Díaz

4 comentarios:

  1. Un gusto releer una de mis leyendas preferidas en letras escritas de singular manera. No sé si conoces la música a modo de banda sonora que crearon los hermanos Mychael y Jeff Danna que es realmente sublime y maravillosa. Enhorabuena por el blog!! Un gran trabajo y me encanta la temática sobre la que hablas. Ánimo y adelante!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Chema, también es una de mis leyendas favoritas, un toque de amor, magia y como no un final agri-dulce. Un abrazo y gracias por seguirme

    ResponderEliminar