LEYENDA CELTA, Ys la ciudad sumergida.

El rey Gradlon, de Cornualles, tenía una gran flota de barcos en las aguas situadas entre Kernow y el frío Norte, la gran mayoría buques de guerra con los que atormentaba a sus enemigos.

Gran estratega y marinero, consiguió hacerse con mucho dinero a base de saquear, pero hasta sus hombres estaban cansados de lidiar batallas constantemente y en uno de los asaltos a una fortaleza del norte se levantaron contra su rey. Muchos murieron por el frío, y los que sobrevivieron decidieron regresar a sus barcos, y reencontrarse con sus esposas e hijos. Así que el rey fue abandonado.

Gradlon se encontró solo en aquella lejana tierra y derrotado no porque un enemigo le venciese sino porque se había quedado completamente solo. Hundido y apesumbrado no sabía hacia donde moverse cuando de repente sintió una extraña presencia, cuando alzo la cabeza vio una figura femenina, pálida del color de la luna, con un precioso collar de plata que brillaba triste y apagada pero era lo más parecido a la luz de las estrellas del norte. Su cabello rojizo caía en forma de finas hebras sobre sus hombros. Esta mujer respondía al nombre de Malgven, la reina del norte soberana de las tierras hiperbóreas.

Levantó a Gradlon del suelo ofreciéndole su mano, y le hablo:

Te conozco, se que eres valiente y un gran estratega, joven y muy vigoroso, a diferencia de mi viejo y decrépito marido. Ven conmigo, juntos acabaremos con él y regresaremos a tu tierra en la que me presentarás como tu esposa”.

Totalmente hechizado por aquella mujer se enamoró perdidamente, asesinaron al marido de  Malgven y con un cofre de oro y sobre Morvarc´h (Caballo de Mar) surcaron las crestas de las olas y en breve se encontraron con los hombres de Gradlon que habían huido.

Una fuerte tormenta les azoto y llevo a los buques a puntos desconocidos, tardaron un año entero en encontrar el camino que les llevaría de nuevo a Kernow. En este viaje Malgven dio a luz a una niña, la cual recibió el nombre de Dalhut. Pero Malgven muy débil tras el parto, enfermó y finalmente murió.

Gradlon no podía superar la perdida de su amada por lo que al regreso de su reino se encerró en el castillo del que ya no quería salid, su hija mientras tanto fue creciendo y convirtiéndose en una mujer aun más bella que su madre, estaba muy unida al mar lo que hizo que un día le pidiese a su padre que le construyese una ciudad en el mar.

El padre ordenó a cientos de arquitectos, artesanos, herreros, y ebanistas que comenzaran la construcción, estaba encerrada entre un muro de piedra que impedía que la furia del mar terminase con la ciudad, y solo tenía una entrada, una enorme puerta de bronce de la que solo Gradlon tenía la llave. Esta ciudad se llamó Ys.

Cuenta la leyenda que cada tarde cuando los pescadores salían a trabajar podían ver a una hermosa mujer en la costa jugando con su hermoso cabello cantando a las olas.

Paloma García Díaz

2 comentarios:

  1. He encontrado este blog de casualidad y veo que acabo de abrir la puerta a un mundo mágico.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te guste, mi más sincera bienvenida

    ResponderEliminar