LEYENDA CELTA, La Calavera

Esta leyenda comienza con el entierro de un chico, el joven había tenido una gran discusión con su padre, el cual decidió no ir al entierro de su único hijo. El tiempo pasó despacio como era habitual y la única noticia que el hombre recibió fuera de su rutina diaria, fue la muerte de uno de sus vecinos.

A la vuelta del entierro de su vecino, caminaba distraído por el Campo Santo cuando vio en una fosa una calavera, agachándose y de manera casi inconsciente copio la calavera, y pensativo le pregunto:

“En tu juventud, debiste ser una persona apuesta, como me gustaría saber algo sobre tu vida”
La calavera le propuso algo hablando en voz muy clara:

“Pasaré la noche de mañana contigo si tu pasas la siguiente conmigo”

“Así lo Haré” - Respondió el granjero.

El granjero escuchó las palabras y se aseguró a si mismo que habían salido de la calavera.

Corrió a hablar con el párroco, el cual le dijo que era imposible que una calavera hablase, que seguramente estaría durmiendo y habría sido un sueño.
El granjero no dándose por vencido citó al sacerdote en su casa por la noche. Tras la llegada del sacerdote, se escuchó como llamaban a la puerta, y tras la misma apareció la misma calavera que el granjero se había encontrado el día anterior.

Se subió a la mesa y se comió todo lo que había en ella, y no cruzó ni una sola palabra con el granjero, ni el granjero con la calavera., simplemente se marchó.

El granjero miró al sacerdote y le dijo:

“¿Por qué no le ha hablado?"

“¿Y tu?”
le contestó el sacerdote.

A la noche siguiente tal y como lo había prometido el granjero acudió al cementerio, descendió tres peldaños que se encontraban al lado de la iglesia, y de pronto se encontró en medio de un campo, lleno de hombres que luchaban entre si con piedras y hoces. En el campo de al lado hombres y mujeres luchaban entre si.

Un campo más allá, vio una casa, entro en ella y vio un fuego en un hogar, dentro de la habitación había una dama y una criada, y mirándole fijamente le dijeron:

“Si buscas un cráneo debes ir a esa puerta de la izquierda
El granjero entró por la puerta, y se encontró con la calavera.

“¿Quieres cenar?” – Le preguntó y le acompañó a la cocina, en la cual estaban tres mujeres.

La calavera le pidió a una de ellas que les sirviera la cena, ésta cogió pan y una jarra de agua y se lo sirvió al hombre.

“No pienso comer esto”, dijo el granjero.

El cráneo le pidió a la segunda mujer que sirviera la cena.

La segunda mujer le sirvió pan duro, a lo cual el granjero también rechazo cenar.

El cráneo le pidió a la tercera mujer que sirviera la cena al granjero, la cual llenó la mesa de mil manjares deliciosos. El granjero cenó y tras terminar le preguntó al cráneo.

-¿Qué significa todo esto?-

Y el cráneo le respondió

"Los hombres que viste en el primer campo solían luchar entre si cuando estaban vivos, por que tenían tierras cerca unos de otros y acostumbraban a mover las estacas y ahora tienen que luchar entre si por siempre jamás."

"Los hombres y las mujeres que viste eran casados solían pelear todo el día y ahora pelearán por siempre".La señora de la casa no dejaba que la criada se acercase al fuego para calentarse, y ahora la criada le hace lo mismo a ella y así seguirán para siempre."

"Cuando le pedí a la primera que me preparara la cena solo me daba pan moreno y agua. Cuando le pedía comida a mi segunda esposa aun era peor como has visto….. la voz de la calavera se apagaba en la mente del granjero. "

El granjero, petrificado, y como despertando de un extraño sueño se vio caminando hacia el cementerio, por los lugares que el antes circulaba, habían cambiado de fisonomía por el tiempo transcurrido. Al fin llegó al cementerio, y pese a lo cambiado que estaba, localizó la tumba de su hijo, se arrodilló y le pidió perdón.

Hasta que por último surgió una mano de la tumba y cogió la suya, y el y su hijo desaparecieron juntos.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario