LEYENDA CELTA, La batalla de los bueyes de Cualinge

La reina de Connacht ha organizado una invasión para robar el toro sementar Donn Cúaligne, y Cúchulain en lugar de estar vigilando la fortaleza y como su naturaleza de mujeriego le distraía estaba con una mujer lo que le permitió a la reina hacerse con el Ulster.

Los hombres del Ulster hechizados no podían hacer nada por lo que Cúchulainn tiene que luchar solo contra el ejército de Maeb, derrotando a uno tras otro en una batalla que duró meses.

Antes de uno de los combates, cuenta la leyenda que se le acercó una hermosísima mujer ofreciéndole su amor, pero el la rechaza, sin saber que ese rechazo le llevaría a un cruel destino.

Esa joven mujer era la diosa Morrigan que desde el momento que se ve rechazada comienza a planear su cruel venganza, la diosa capaz de transformarse en distintas criaturas comienza a meterse en los combates para impedir la victoria de Cúchulainn.

Como anguila trata de ponerle la zancadilla, pero el guerrero al pisarla le rompe las costillas. Vuelve a intentarlo como lobo, ahuyenta al ganado y causa una estampida en el terreno donde se llevaba a cabo la batalla, pero Cúchulainn lanza una piedra al lobo y consigue sacarle un ojo.

Por último se aparece como una vaquilla a la cabeza de la estampida, a lo que Cúchulainn al defenderse le parte una pierna nuevamente con una piedra.

El guerrero consigue derrotar a Loch, y tras esta victoria nuevamente se aparece la diosa, esta vez en forma de anciana ordeñando una vaca, le ofrece leche a Cúchulain tres veces y cada vez que bebe, Cúchulain la bendice en forma de agradecimiento curándole todas las heridas, que el mismo, sin saberlo le había causado durante las batallas.

En una de las contiendas cae gravemente herido pero es su padre, el dios Lugh el que tras explicarle que es su padre, le cura las heridas. El guerrero se despierta y se encuentra con las tropas de Emain Macha, capital de Ulster atacando y terminando con el ejército de Connacht.

De pronto un espasmo invade el cuerpo del guerrero, convirtiéndole en un monstruo sin forma, horrible, su cuerpo se revolvía violentamente , en su cabeza se veían sus nervios alargándose hasta la nuca, uno de sus ojos hundidos en su cráneo y el otro colgando a la altura de la mejilla. El pelo retorcido como ramas de espino.

Atacó al ejército y mató a cientos, amontonando los cadáveres unos encima de otros, formando paredes. Su padre adoptivo es enviado para enfrentarse a Cúchulain, a lo que el guerrero acepta rendirse siempre y cuando Fergus, su padre adoptivo, le devuelva el favor cuando vuelvan a encontrarse en la misma situación.

Pero todo esto solo le lleva a enfrentarse durante tres días en una dura batalla contra su hermano adoptivo y mejor amigo, Ferdiad en un lugar llamado Áth Fhir Diadh en Ardee, condado de Louth. Los hombres de Ulster se levantan uno a uno para finalmente hacerlo todos en masa, Cúchulain permanece en la retaguardia esperando a recuperarse cuando ve a Fergus avanzando, el cual se rinde tal y como había prometido.

Esto último hace que cunda el pánico entre el resto y los aliados de Connacht y Maeb se ven obligados a retirarse.

Tras esto Maeb conspira con Lugaid y los hijos de otros que Cúchulainn había matado. Lugaid mandó hacer tres lanzas mágicas y profetizaron que un rey caería con cada una de ellas.

La primera acabó con Láeg, rey de los aurigas. La segunda mata a Liath Macha, rey de los caballos y caballo de Cúchulainn. Cúchulainn se ata una piedra (que aún hoy se conserva en Knockbridge, en el condado de Louth) al pie para poder mantenerse en pie, solo cuando un cuervo se apoya sobre su hombro los enemigos se atreven a acercarse, Lugaid le corta la cabeza, en ese mismo momento la espada del guerrero cae cortándole la mano a Lugaid.

Connall Cernach, que había jurado que si Cúchulainn moría antes que el vengaría su muerte, corrió tras Lugaid. En el combate Connal Cernach mete una mano en su cinturón para equilibrar la batalla venciendo en una dura batalla al asesino del gran guerrero.



Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada