LEYENDA CELTA, Finn y el Demonio de Tara

El protagonista de esta leyenda se llamaba Finn, hijo de Cumhal (conocido por estar a la cabeza de los guerreros del rey).

Cuando se consideró lo suficiente maduro como hombre y guerrero, decidió conseguir el puesto que había ocupado su padre, pero el hijo de Morna, Goll era el capitán de la orden militar, el capitán de la Fianna de Erín.
El joven Finn esperó a que llegase el momento de la Gran Asamblea y se dispuso a viajar hacia tara, ya que se aseguraba que ningún hombre pudiese levantarse contra otro dentro de ese terreno y en tiempo de asamblea.

Sentándose entre los guerreros fue señalado como un extraño por el rey Cormac y Finn le respondió:

“He venido a prestaros mis servicios, ¡Oh mi rey! Como mi padre lo hizo un día”

 
El rey lo aceptó con gran alegría mientras un jovencísimo Fin le juraba lealtad.

La paz de Tara se vio interrumpida pronto, ya que un demonio se dedicaba todas las noches a lanzar bolas de fuego contra la ciudad, causando grandes destrozos. Mediante una extraña música la bestia conseguía que todos los guerreros que se disponían a derrotarle terminasen tumbados en el suelo en un sueño muy profundo.


Finn decidió enfrentarse al demonio, y le hizo prometer al rey que si triunfaba sería el capitán de la Fianna, El rey juró que así sería.

Uno de los hombres que más tiempo llevaban sirviendo para el rey, se acercó a Finn, le contó que había combatido junto a su padre Cumhal, y que era un gran seguidor del mismo. El viejo mostró a Finn una lanza mágica, con cabeza de bronce y remaches de oro arábigo, cuya magia se encontraba en la cabeza, guardada en una capucha de cuero, que tenía la propiedad de poder dar a un hombre fuerza, furia y hacerlo invencible en la batalla solo con colocar la cuchilla desnuda sobre la frente del guerrero.
Finn esperó al demonio en los acantilados de Tara, cuando cayó la noche comenzó a escuchar la melodía que lograba dormir a todos los guerreros, descubrió la cuchilla de bronce y la puso en su frente haciéndose invencible ante los hechizos del demonio.
Finn consiguió derrotarlo en el túmulo de Slieve Fua, tras esto, el joven Finn cortó su cabeza y regresó a Tara portando la misma.

Bajo las órdenes del rey Cormac todos y cada uno de los guerreros de la Fianna juraron obediencia al nuevo capitán.  Goll Mac Morna fue el primero y tras el todos los guerreros le siguieron.

Finn tomó el mando de la Fianna de Erín y la gobernó hasta el último de sus días.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario