LEYENDA CELTA: El secreto de Maón

En la provincia de Leinster, Irlanda reinaba Maón, con una curiosidad especial, solo se cortaba el pelo una vez al año. Un sorteo entre la gente del pueblo decidía el nombre de la persona que le cortaría el pelo a Maón, eso si tras cortárselo, inmediatamente después, era asesinado.
La razón de esto era el enorme tamaño de las orejas de Maón y asesinando a su peluquero evitaba que contase su secreto a todo el pueblo.

Quiso el destino que en una ocasión el desafortunado fuese un hijo único de una pobre viuda, la cual, lloró y suplicó, por lo que Moán decidió perdonar la vida del peluquero siempre y cuando jurase no revelar nunca su secreto.

El jovén regresó con su madre, pero el secreto comenzó a obsesionar su mente, enfermo a punto de morir por la obsesión se vieron obligados a llamar a un druida para que le ayudase.

El Druida comunicó a su madre, que el secreto estaba matando al muchacho y hasta que no se lo contase a alguien no conseguiría curarse, debe buscar un lugar donde se crucen cuatro caminos, girar a la derecha y decirle el secreto al primer árbol que se encuentre para poder recuperarse.

"El joven muchacho siguió las instrucciones que le había dado el Druida, encontró un Sauce y acercando sus labios a la corteza susurró el secreto y volvió a casa tranquilo y libre por fín de aquella pesadilla".

Poco después Caftiny el arpista, tras haber roto su arpa necesitaba una nueva, buscando un árbol adecuado para construirla eligió el mismo Sauce, lo cortó e hizo su arpa con la madera y esa misma noche tocó ante todos en una fiesta que organizaba el rey.

Cuando tocó las cuerdas los invitados oyeron claramente:

"Dos orejas de caballo tiene el rey Maón".

El rey se encontró con su secreto descubierto, se quitó la capucha y se mostró ante todos tal y como era realmente. Jamás murió un hombre más por culpa del secreto de Maón.

Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario