LEYENDA ASTURIANA, La luz de Veneros

El conde de Carrizo, recordado como un personaje casado con una de las hijas del cid, muy siniestro.
Tirano para sus vasallos, maltratador de su esposa, y acusado constantemente de usar y abusar del “derecho de pernada” (privilegio de algunos señores feudales para tener la primera relación matrimonial con la mujer de cualquiera de los ciudadanos de la corte).
En una de las ocasiones en las que el conde esperaba en los aposentos la visita de una recién casada en contra de los deseos del esposo y los familares,  la recién casada aún adornaba su frente con flores de azahar que representaba la pureza de la muchacha, y el marido caminaba detrás humillado y furioso por tener que dejar a su mujer cumplir el “derecho de pernada”, cuando un misterioso fuego rodeó y consumió el castillo por completo, muriendo entre las llamas el conde.
Cuenta la leyenda que su espíritu fue condenado a purgar sus pecados decorando las noches de las tierras asturianas.
Esta leyenda aún resuena no solo entre los habitantes de Veneros,  también entre investigadores, periodistas y muchas personas que por casualidad o intencionadamente han presenciado la llamada luz de venero.
DOCUMENTACIÓN ACTUAL
Veneros es una aldea a unos 2 km de Campo de Caso, en una ladera de la sierra de Veneros. A finales del siglo XIX, algo que llevaba repitiéndose allí desde hace años repercute en la sociedad hasta tal punto que se convierte en noticia en “El Comercio” de Gijón, uno de los periódicos más importantes y leídos.
En el verano de 1898, un periodista que respondía por el nombre de Lauri, llega a Caso buscando algo con lo que captar lectores, escuchó a todos los testigos y dijo haber experimentado por si mismo el extraño suceso, el cual se resumía en una potente luz de color rojo que cuando entraba la noche se colocaba encima del castillo del lugar, durante quince segundos permanecía allí para desaparecer después de ese tiempo.
Publicó su reportaje el 2 de septiembre, obviamente la incredulidad era grande por parte de los lectores, pero movió a muchos interesados a veneros para ver el suceso.
Algunos vecinos declaraban que la luz traía desgracia, que estaba relacionada con el diablo, el cura tenía la teoría de la leyenda que narre al principio, muy moderno para su época y profesión.
Algunos trataban de alcanzar la luz pero cuando se acercaban desaparecía ante sus ojos.
Los datos recogidos sobre este tema muestran décadas de apariciones, en cualquier época del año. Pero jamás se pudo dar una explicación al suceso.

Paloma García Díaz

2 comentarios:

  1. muy interesante!.. y alguien me puede decir donde encuentro mas información??

    ResponderEliminar
  2. te dejo mi email , si quieres hablamos de lo quej buscas, paloma.garcia@h20design.es o palxpesh@gmail.com

    ResponderEliminar