EL NUBERU


Nubleiro, ñuberu, renubleiro o Xuan Cabrita, Representado por una figura masculina, con largas barbas, ropa chamuscada y sombrero negro de ala ancha, capaz de conducir a las nubes y las tormentas. A pesar de su enorme poder destructivo puede aceptar alabanzas o regalos de los campesinos para no descargar su furia sobre los campos.

Su residencia se dice que está en Egipto, en ocasiones se dice que llega a la tierra envuelto en niebla y solicita comida en los puertos a los pastores que por allí pasen. 

Su parte bondadosa suele ayudar a los campesinos que bien, por tener que seguir un contrato militar o por otros motivos tienen que pisar tierras africanas, en el caso de que esto suceda les avisa ante los imprevistos metereológicos.

Se cuentan en las leyendas que las campanas de determinadas iglesias son capaces de ahuyentar al nuberu con su sonido.

Tiene antecedentes en culturas greco-latinas, recordando al dios Zeus, que era capaz de controlar los rayos, los truenos, la luz, y los cambios meteorológicos. Los romanos adoraban a Júpiter, también con similitudes con el  dios germano thor, mientras que los celtas a Taranis, dios del rayo y del trueno que cabalgaba sobre las nubes.

Son muchos los antecedentes que poco a poco fueron dando vida a este personaje mitológico,  Así, el pico Sueve ( Colunga ), la pena Sobia ( Teverga ) y piedra Xueves ( Somiedo ), derivados de Jovis ( Júpiter ); Tarañes ( Ponga ), Táranu ( Salas ) y Tarañosdiós ( Cangas de Onís ), derivados de Taranis; incluso, Godán ( Salas ), posible derivado de Wotan.

Cuenta la leyenda que un día en el Concejo de Grado, sobre la parroquia de S. Martín de Ondés apareció el Nuberu, y cuando los truenos comenzaron todos los vecinos se reunieron en un punto y comenzaron a gritar.

¡Lo perderemos todo si el cura no echa de aquí al Nuberu!

Fueron corriendo hasta la casa del cura, y él, al oír los gritos de los vecinos salió rápido a la calle, observo la situación y rápidamente se quitó uno de sus zapatos, arrojándolo a su huerta y grito al Nuberu:

¡Descárgalo allí!

El Nuberu descargó sobre aquel zapato un montón de granizo que tardo semanas en derretirse, el Cura se había quedado sin huerta pero salvó las cosechas del resto de los vecinos.

Paloma García Díaz

4 comentarios:

  1. Me encanta el tema, hace años, hice un trabajo de antropología sobre el tema. Apasionante realmente!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad que la mitología es algo apasionante, es una pena que se pierda con el paso del tiempo, de aquí ha nacido mi idea de crear los cuentos, cuentos paganos basados en mitos antíguos quizá de esta manera se pueda conseguir que los niños vean un poco más allá de la nintendo y el facebook jejej. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. en un pueblo de Belmonte de Miranda, tocan la campana de la ermita para espantar al Nuberu, en una ocasión al llegar la tormenta sacaron a S. Bartuelu, una granizo tiró al santo del muro donde lo habían puesto, y un vecino dijo en alto- cuando no espanta las del malamente espantará las otras
    te he encontrado por casualidad y como me encanta la mitología te seguiré

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias Casía, te doy la más sincera bienvenida. Un abrazo

    ResponderEliminar