SILENCIOS OSCUROS

Necios momentos de apatía, silencios que llenan mi mente,
oscuridad que me invade, y no puedo aunque lo intente
huir por fin de este lugar, dejar atrás la soledad.
La oscuridad ya me llena, poco a poco me desnuda,
con sus manos tan frías, tan vacías de ternura.
De mi se va apoderando, de mis ojos, de mis manos,
de mi cuerpo, apacible y cálido, dejándo tan solo el rastro
de alegrías apagadas, de pasiones asfixiadas bajo un mundo,
sin salida, por más que busque por los rincones, sin salida.

Mis ojos no ven más allá, de esta soledad tan cruda,
de mis silencios profundos, de las noches más oscuras,
un mundo creado en la nada, la nada creada sin mundo,
oscuridad, soledad, vacío, silencio, como si fueran solo uno.
Y nada más, miro a un lado y a otro, es de noche
ningún ruido que estimule mi mente, ni siquiera un reproche
contra este odioso lugar. Mi mente vacía enloquece,
al contacto de la oscuridad mi cuerpo ni se estremece.

Mantengo la mente fría, pronto llegará el alba y un nuevo día
y con él, rayos de sol  iluminarán de nuevo mi vida
a través de las rendijas entre  rocas escondidas
dejando pasar la luz, acabando con mi desdicha
borrando de mi cuerpo entumecido sus odiosas manos frías
¿Y qué he de hacer sino rendirme?, tan solo en unas horas
volverá a poseerme y a decirme al oído, que pretende terminar,
con todas mis ilusiones, esperanzas y destinos.

Siempre envuelta en su negrura, de tristeza y de penumbra
me visita cada noche, aumentando esta locura,
desquiziándome la mente, terminando con las dudas,
y aclarando noche a noche, que mi vida es solo suya.

Paloma García Díaz

2 comentarios:

  1. Que el día te dé la luz, la esperanza, la ternura y la ilusión.
    Que los rayos de sol penetren en tus ojos, para que brillen tanto, que en las noches sean luces que te acompañen.
    Que el calor del día sea tanto, que por la noche tu cuerpo mantenga la temperatura.
    Que la soledad la acompañes, con millones de escrituras.
    Paradisev.

    ResponderEliminar