LEYENDA DE AYALGA (La niña encantada)

Érase un gran señor que tenia dos hijas, una iba a casarse con un conde, la otra estaba enamorada en contra de la voluntad de su padre de un joven  plebeyo

El padre la encerró en una de las alcobas, ella hablaba por una ventana con el muchacho, pero siempre con mucha dificultad, finalmente el mozo determinó marchar para luchar con los moros y así ganarse el honor y las riquezas necesarias para ser digno de tal mujer.

El padre con el dinero de la herencia la llevo a una montaña, y pagó a un encantador el cual leyó un hechizó y de una cueva salio un cuélebre.

La niña lloraba y lloraba, el tirano de su padre le hizo entrar en la cueva, y le explicó los medios que tendría que usar aquel que osara darle la libertad.

El joven plebeyo volvió de la guerra como un héroe, el rey le hizo noble y le dio armas, volvió ante el palacio pero su enamorada ya no se encontraba allí, preguntó y preguntó a todos con los que se cruzaba hasta que alguien le contó lo del encantamiento

En la montaña registro todas las cuevas, una por una sin descanso, desfallecido se sentó bajo un fresno y oyó la voz de un pastor que cantaba

Neña que estas encerrada
En la cueva de cebrian
He de rescatate yo
En la noche de san Juan

Acudió veloz al lugar del que provenían esos cánticos y consiguió que el pastor le contase que escondido de la lluvia en una de las cuevas vio y escuchó todo lo que allí había ocurrido, le relato el hechizo y como la muchacha se había quedado encerrada por el resto de su vida en la cueva.

Y como el padre dijo:

“El hombre que quiera desencantarla tendrá que venir aquí en la mañana de san Juan y matar al cuélebre”

El pastor pensó incluso en hacerlo la próxima noche de San Juán pero no tenía el valor suficiente.

La mañana de san Juan, el joven muchacho, armado de lanza y cargado de reliquias se presentó en la cueva y espero, al poco tiempo sintió un ruido muy grande

El cuelebre avanzaba silbando, el mozo le dio un golpe de lanza en la garganta, acabando con su vida.

En la puerta de la cueva apareció la niña llena de hermosura, éste la cogió en sus brazos dejándola desmayada en el campo.

El pastor mirando desde lejos, fue corriendo para avisar en el palacio de lo ocurrido enterándose de que el padre de la muchacha había muerto el mismo día que la encantó.

A los pocos días se casaron y le dieron al pastor parte del tesoro que guardaba la pequeña en su encantamiento.

Paloma García Díaz

3 comentarios:

  1. este mola mogollon. me encantan las fotos. tersera ve ya q trato de deja comentario y me rechaza la hojita esta.vaya tela.

    ResponderEliminar