DIOS CELTA, LUGH

Dios pancéltico, (común a todos los pueblos celtas) símbolo de  la luz y del sol, aunque lo habitual en los pueblos celtas era que la figura que representase al sol fuese femenina, en Irlanda conocido como Lugh, Lleu en Gales (Llew Llawgyffes, el de la mano diestra) y Lugos en Francia, cuenta la mitología que poseía un aspecto de joven y apuesto guerrero. Su nombre proviene de una palabra indoeuropea con significado “luminoso, blanco” pero también “cuervo” animal muy vinculado a Lugh.

Se cree que aun tenía un nombre más: Samildanach, el de las muchas habilidades, apoyando las leyendas sobre su paternidad sobre Cuchulainn.
No se trata de un Dios supremo sino de un Dios sin función específica ya que tiene todas las funciones.
Hijo de Cian (hijo de Dian Cecht, Dios sanador de los Thuatha de Danann) y Eithne (Hija única del dios del inframundo Balor), perteneciente a los Thuatha dé Danann por parte de su padre pero con sangre de los gigantes Fomoré ya que su abuelo materno fue el Dios Balar o Balor, Gigante con un solo ojo capaz de fulminar a cualquiera con una sola mirada.
Su abuelo Balor tras descubrir la profecía en la que se decía que moriría a manos de su nieto trata de todas las maneras de acabar con él,  el dios marino Manannan Mac Lir o quizás el dios herrero Goibhniu, hermano de Lugh salvaron al mismo del Fomoré y le cuidaron hasta que se hizo hombre.
Convertido en carpintero, herrero, guerrero y mago a lo largo de su vida, tomando el mundo desde el lugar más bajo hasta el más alto.
El coraje y proezas de Lugh reconocidos por todos mucho antes de la batalla final entre los Tuatha de Danann y los Fomoré, batalla en la que la profecía se cumplió y Balor muere a manos de su nieto, el cual termina con el dios del inframundo lanzándole una honda a su gran ojo.  En esta segunda batalla de Mag Tured, con el líder de los Tuatha, Nuada, a su lado, se impone como caudillo de los Danann y los conduce a la victoria.
Esta victoria representa el ascenso de dioses más jóvenes entre los Tuatha de Danann, ya que derrotó a Balor con un arma más moderna que la vieja maza de Dagda. Sus armas habituales en batalla eran la jabalina y la honda.
En relatos posteriores reencontraremos al Dios Lugh luchando codo con codo con su hijo Cuchulainn en la invasión del Ulster por la reina Mebd.
La importancia de este dios queda marcada por la cantidad de topónimos de los cuales quizás el más conocido es Lugdunum (fortaleza de Lugh) ciudad francesa de Lyon, también Lughnasad, fiesta dedicada al dios Lugh que aun es celebrada en muchas partes del mundo.
En la zona norte de España ciudades como Lugones en Asturias, nombre de una tribu céltica, los luggones es otro ejemplo de la presencia de este Dios Pancéltico.

Se dice que Lugh, como dios de las artes y oficios, inventó el “Fidchell” conocido juego de mesa irlandés, al cual dedicó muchas horas de juego su hijo Cuchulainn.
Se cuenta que tras la muerte de Cuchulainn, su hermanastro Conall declaro haber recibido ayuda de Lugh para dar caza a los asesinos de su hermano.


Paloma García Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada