EL CUELEBRE CARCELERO

Una mañana al alba, obsevando desde dentro
me dio por mirarte cuélebre, y pensar si tienes sueños
si no duele ser malvado, si no te pesa ese cuerpo
si no te duele cuando miras, nacer en mis ojos miedo

Qué se siente siendo un monstruo?, te pregunto desde lejos
aunque quiera conocerte, no puedo negar el miedo
¿Qué se siente con la ausencia de cariño y de deseos?,
cuando sigas tu camino y no puedas con tu peso,
caminarás hacia el mar, quizás ese sea tu sueño,
poder nadar libremente sin custodiar ningún preso

Cuando la libertad me niegas, Qué te pasa por la mente?
no te importa lo que pienso?, no te inquieta lo que sueñe?
Yo creo que bajo las escamas, de ese terrible cuerpo
debe haber un corazón, aunque sea muy pequeño
que se pregunte cada día, porque careces de sueños

Vives aquí encerrado, no te engañes yo lo veo
vives una mentira, de libertad sin dueño
tampoco tu puedes irte, sufres conmigo este encierro
no te equivoques criatura, tu también estas preso
de una malvada figura, de un tremendo secreto

No estas cansado de que siempre, al cruzarse en tu camino
nadie pueda detenerse y compartir algo contigo?
alguna palabra agradable, algún abrazo escondido
algún sentimiento real, algún tesoro perdido.
Miras hacia otro lado, miras a tu destino

Eres mi carcelero, pero nunca me has sorprendido
con un movimiento brusco, con un ataque furtivo
solo vives en mi puerta, prohibiéndome lo que es mio
emitiendo todo el tiempo, esos odiosos silbidos

No te pido libertad, lo único que yo te pido
es que dejes de mirarme con esos ojos hundidos
sumidos en la tristeza, por haberte conducido
a verdades dolorosas, por lo que ahora te he dicho
no me duele verte triste, no me duele y no lo finjo
así que sigue viviendo este, tu propio castigo
seguirás de carcelero, yo muriendo en el olvido.



Paloma García Díaz

6 comentarios:

  1. Doloroso, profundo. Me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, parece ser que el síndrome de estocolmo también llega a la mitología celta, :).

    ResponderEliminar
  3. Es muy triste, pero con mucho sentimiento. Precioso. Athe

    ResponderEliminar
  4. Te quiero hermana :) gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado descubrirte en este relato. Es de una tristeza muy bonita. Besos

    ResponderEliminar